domingo, 18 de octubre de 2015

Perros detectan cáncer con 90 por ciento de precisión



El futuro de la detección del cáncer puede que no esté en pruebas costosas, invasivas, sino simplemente en tener perros que olfatean una muestra de orina. En un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas (UAMS) y presentado en la 97ª Reunión Anual de la Sociedad de Endocrinología en San Diego, un perro de rescate llamado Frankie tuvo una tasa de éxito del 90 por ciento a la hora de distinguir entre la orina de personas con cáncer de tiroides y la orina de personas sin la enfermedad.

Aunque muchos perros han sido previamente entrenados para detectar varios cánceres humanos, Frankie es el primer perro entrenado para distinguir entre las personas que tienen la enfermedad tiroidea benigna y los que tienen cáncer con sólo oler la orina.

Tan preciso como las mejores pruebas médicas

Actualmente, el método preferido para diagnosticar el cáncer de tiroides es una biopsia por aspiración con aguja fina, que incluye la inserción de una aguja fina a través del cuello y en la glándula tiroides para remover tejido tiroideo para su análisis posterior.

Sin embargo, muchas técnicas de diagnóstico no cuentan con una precisión perfecta, lo que lleva a muchas cirugías innecesarias en la tiroides, según el investigador senior Donald Bodenner.

En un esfuerzo por proporcionar una alternativa a este tipo de pruebas invasivas, los investigadores entrenaron a Frankie, una mezcla de pastor alemán, para que sea capaz de reconocer el olor de tejido tiroideo humano canceroso. El animal ha sido entrenado para acostarse cuando huele el cáncer, y dar la espalda cuando no lo hace.

Luego científicos recogieron muestras de orina de 34 pacientes en la clínica UAMS. Todos los participantes se sometieron a biopsias y a la cirugía de diagnóstico, que confirmston que 15 de ellos tenían cáncer de tiroides y los otros 19 tenían enfermedad tiroidea benigna. Estos resultados se mantuvieron en secreto para los investigadores y el adiestrador de perros utilizado en la siguiente parte del estudio.

Un entrenador de perros enguantada hizo que el perro oliera las muestras de orina (con descansos ocasionales para olfatear una muestra cancerosa conocida con el fin de que Frankie fuera recompensado por la identificación correcta y mantenerlo motivado para continuar). Frankie identificó correctamente 30 de las 34 muestras.

El perro sólo tuvo dos falsos negativos, y dos falsos positivos. Esta precisión es comparable a la de la biopsia por aspiración con aguja fina.

"Los caninos entrenados para aprovechar su increible olfato podrían ser utilizados por los médicos para detectar la presencia de cáncer de tiroides en una etapa temprana y evitar la cirugía cuando es injustificada", dijo Bodenner.

Los investigadores ahora están planeando un estudio de seguimiento en conjunto con el Auburn University College de Medicina Veterinaria, que ha asignado dos perros detectores de bombas para ser entrenados en la detección del cáncer.

Los perros, abejas y moscas de la fruta

El uso de perros u otros animales para detectar el cáncer es un floreciente campo de la investigación. La razón es simple: Mientras que los seres humanos tienen sólo 5 millones de receptores de olor en la nariz, los perros tienen cerca de 200 millones, dándoles un sentido del olfato aproximadamente mil veces más sensible.

En un estudio de 2011, los investigadores entrenaron exitosamente perros para detectar el cáncer de pulmón oliendo el aliento de los pacientes. Cabe destacar que los perros pudierob detectar el cáncer, incluso cuando los pacientes habían estado fumando o tenían enfermedad pulmonar obstructiva crónica, a diferencia de las pruebas de detección de cáncer actuales. En 2014, un estudio demostró que los perros tenían 98 por ciento de exactitud en la detección de cáncer de próstata a partir de muestras de orina. Los perros también están siendo entrenados para detectar el cáncer de ovario.

Otros animales también se les puede enseñar la detección del cáncer. En un estudio publicado en la revista Scientific Report, en febrero de 2014, investigadores de la Universidad de Konstanz en Alemania y en la Universidad La Sapienza de Italia informaron de que habían entrenado moscas de la fruta, no sólo para oler la diferencia entre las células humanas sanas y cancerosas, sino incluso para oler la diferencia entre las distintas cepas de cáncer. Y de acuerdo con un estudio de 2013, las abejas han sido entrenadas con éxito para detectar no sólo el cáncer, sino que incluso la tuberculosis y la diabetes con sólo el aire exhalado por los pacientes humanos al respirar.



0 comments:

Publicar un comentario