sábado, 13 de noviembre de 2010

Cría del canario

 

Periodo de cría del canario

Los criadores de canarios afirman que la mejor época para criar estos es el periodo comprendido entre los meses de marzo a junio. Si alguien desea adelantar el periodo lo mejor es que aclimate a los animalitos a una temperatura y luz similares a las que tienen que soportar en los meses de primavera. Si este es el caso algunos criadores emplean jaulas con estufas, pero se trata de expertos que saben cómo graduar la temperatura de forma adecuada de tal modo que las aves no sufren ningún peligro por exceso de temperatura.
Para los criadores principiantes lo mejor es esperar al periodo antes mencionado. Si se cuenta con una pareja de macho y hembra que se llevan bien, se puede observar como se dan de comer entre los alambres de la jaula y no hacen ningún tipo de señal agresiva. Así que una vez que se quite la separación entre ambos ejemplares o se metan en la misma jaula, empezarán la construcción del nido para lo cual el dueño debe colocarles un nido con carcasa de alambre sobre el cual ellos asentaran el propio.

Sobre esa carcasa se debe colocar el correspondiente nido de esparto y pelo de cabra para que lo recubra. Al poco tiempo se podrá ver como la pareja comienza a trabajar. Un cuidado importantísimo es nunca ponerles algodón, ya que al agarrarlo con el pico y mojarlo se les puede hacer una masa y provocarles asfixia. Debemos estar pendientes del nido que hace el canario hembra y de la nidada que coloque sobre este. Una vez que aparezca el primero hay que sacarlo con mucho cuidado empleando una cuchara pequeña o las yemas de los dedos, y posteriormente lo colocamos sobre una caja pequeña llena de arena. Sobre el nido de la hembra ponemos inmediatamente un huevo de plástico para que no note la ausencia.

El mismo procedimiento se hace con todos los demás huevos (el cuarto o quinto siempre tienen un color mas azulado que los primeros) y se rota la posición de estos en la caja de arena de tal modo que tengan una temperatura uniforme. La razón por la cual se recomienda sacar los huevos es para que todos incuben y todas las crías nazcan el mismo día, ya que con esto se mejoran las posibilidades de sobrevivencia de todos los ejemplares. Si no se hace esto, el último pichón en nacer lo hará con una diferencia de hasta 5 días con respecto al primero, por lo cual será más pequeño y puede ser desplazado y aplastado por los mayores cuando los padres traten de alimentarlos.

En caso de que nos descuidemos y no separamos los huevos del nido de la madre, una solución es colocar un huevo de plástico de tal modo que la cría menor tenga un hueco para moverse y pueda respirar. Además se recomienda ayudarle a la hembra a la hora de alimentar a este canario ya que de lo contrario incluso podría morir de inanición.
Una vez que la hembra pone el último huevo, ponemos todos los huevos en el nido y contaremos 13 días (sin contar el primer día de incubación). Ya a los 7 u 8 días podremos ver si los huevos fueron fecundado, sacándolos con cuidado y observándolos a la luz de una linterna pequeña. Lo que queremos comprobar con esto es si los huevos están claros u oscuros.
Trascurrido el periodo de 13 días (si ha habido poca humedad es recomendable rociar los huevos con agua) y dependiendo de la temperatura y el tiempo que haya pasado la canaria empollando los huevos, empezaremos a ver como comienzan a aparecer las primeras crías. 

Si durante el primer día después del nacimiento, la canaria no empieza a alimentar a las crías, nosotros no debemos de darles de comer. Es a partir del segundo día que la mayoría de las hembras empiezan a darles alimentos a sus pichones y por lo tanto debemos procurar que no les falte verduras ni comida blanda a base de pasta de cría para canarios. Esta pasta se hace como un incentivo para los pichones y la podemos encontrar en cualquier veterinaria y tienda especializada en mascotas de este tipo.

Para preparar el alimento se recomienda emplear junto con la pasta de cría, el couscous el cual debe estar previamente remojado en agua. Ambos ingredientes se mezclan de tal modo que el alimento quede bien mojado ya que las crías durante sus primeros días de vida necesitan consumir mucho líquido. Una vez que hayan transcurrido 5 días después del nacimiento, podemos darles semillas germinadas y algunas verduras como el brócoli. La alimentación debe ser hecha por la canaria, la cual primero se traga la comida y se la da a sus crías pre digerida para facilitar la digestión por parte de estos. El alimento se mezcla con el jugo gástrico de la canaria y se transforma en un bolo más fácil de asimilar.

Entre el quinto y el sétimo día hay que anillar a las crías. En caso de que el criador sea un principiante lo mejor es que le pida ayuda a alguien con más experiencia de tal modo que se evite alguna malformación debido a la falta de práctica. En caso de que no se cuente con la posibilidad de emplear la ayuda de alguien, vamos a describir como se anilla a un canario recién nacido.

Primero tomamos la pata derecha del picho y con cuidado se juntan los tres dedos delanteros. Posteriormente se coloca la anilla (previamente mojada si no se cuenta con experiencia), para lo cual se hace una leve presión de los dedos hacia adelante sujetando la anilla hasta que se deslice y pase el dedo posterior. Una vez terminado el procedimiento se debe colocar nuevamente el pichón en el nido y se hace lo mismo con las demás crías. En este momento se deben examinar el nido para comprobar si hay parásitos y en caso de que hayan se debe reemplazar el nido por otro y se debe desinfectar claro está.

Cuando los pichones estén empezando a producir plumas, hay que controlar que la madre no trate de arrancárselas por el deseo instintivo de hacer nuevamente el nido, lo cual comenzará a hacer entre los 18 y los 24 días. Llegado este momento hay que agregar otro nido y más pelo de cabra dentro de la jaula. En este punto hay que comentar que todas estas recomendaciones deben ser aplicadas de forma flexible con respecto al cuándo y al como ya que cada caso es distinto, hay canarias y crías que pueden actuar y reaccionar de muchas maneras.

Por ejemplo, si ocurre que una hembra picotea excesivamente a sus crías, se debe colocar una división de tal modo que les pueda dar de comer entre los alambres. Para esto la comida blanda se coloca dentro de la jaula, en el sitio en que los pichones están solos, además el macho puede ser el encargado de sacarlos adelante sin la ayuda de la madre ya que ésta deberá incubar la siguiente puesta para la siguiente nidada.

Cuidado de las crías del canario

De acuerdo a los expertos, cuanto más tiempo se tenga a los pichones separados de su madre, entendiéndose separación como la separación en la jaula, es decir mirándola aunque ella ya este en proceso de incubación, será mucho mejor para el desarrollo de estos.

Los que han criado canarios saben que los pichones empiezan a comer solos cuando se les quita la pelusa de la cabeza si bien en esta etapa aun extrañan a su madre por lo cual hay que tomar precauciones. Por ejemplo hay que colocarlos en la jaula voladora hasta que han transcurrido unos 30 días desde su nacimiento aproximadamente (las jaulas voladoras son aquellas que son más grandes que las jaulas de cría y exposición).
Estas jaulas se usan para que las crías de canario vuelen, hagan sus ejercicios, practiquen el vuelo y para que se desarrollen con toda la normalidad y lleguen a ser buenos ejemplares cuando sean adultos, adoptando todas las características heredadas de sus padres.

Cuando criemos canarios debemos seleccionar solo los individuos más aptos, ya que de padres débiles y enfermos solo sacaremos una descendencia igual mientras que de individuos fuertes sacaremos crías también fuertes. Claro está que también debemos tener bastantes cuidados con las crías de tal modo que cuenten con las mejores condiciones para su desarrollo. Por ejemplo debemos brindarle una cantidad adecuada de sol, aire fresco, granos frescos, comida blanda hecha todos los días y agua fresca tanto para su consumo como para su baño.

Es importante no darle a las crías huevo duro únicamente ya que estas se lo comerán ávidamente y luego pueden venir las consecuencias. Hay que variarles la alimentación de tal modo que se acostumbren poco a poco a los granos. En ocasiones un pichón puede adelgazar excesivamente, hincharse y desarrollar fiebre, en cuyo caso debemos darle pan embebido en leche además de calor. En este caso el animalito no cuenta con muchas posibilidades de salvarse pero igual las medidas puede tengan un buen resultado.

En caso de que lleguemos a tener bastantes pichones, lo mejor es juntar a los de mayor edad y mantenerlos por separado de tal modo que se eviten las peleas con los más pequeños a los cuales podrían causar daño.
También es vital cuidar de la higiene de las crías, sobre todo con respecto a las bandejas, ya que los excrementos de las aves enfermas pueden provocar el contagio de diversas enfermedades así como insectos como los mosquitos que son portadores de varias enfermedades peligrosas.

Si un dueño sigue al pie de la letra todos estos consejos, sus crías no se verán expuestos a tantos peligros y tendrán mayores posibilidades de sufrir una etapa tan crítica. Un periodo importante en la vida del canario es la primera muda de plumón la cual puede verse afectada si el ave sufre algún problema en su desarrollo o está alimentada de manera deficiente. Si por el contrario el pichón está en buenas condiciones de salud, la muda no acarreará mayor problema aunque siempre ocasiona algo de pérdida de fuerza y salud por el esfuerzo que requiere por parte del cuerpo.

El proceso de muda comienza cuando los canarios tienen entre 7 y 10 semanas de haber nacido, siendo siempre los primeros en mudar los que nacieron en último lugar que los que nacieron de la primera nidada.
Esta muda consiste en la caída y sustitución del plumón de las crías por las grandes plumas del cuerpo, las alas y la cola las cuales permanecerán con el ave hasta que esté en un nuevo periodo de cambio. Cuando los pichones empiezan a votar sus plumas pequeñas, es necesario colocarles en la jaula hilo o cualquier objeto para que se entretengan, de tal modo que no se empiecen a jalar sus plumas de la cola lo que les puede ocasionar sangrado.

Si se observa que un pichón presenta sangrado por estarse jalando una de sus plumas, una buena opción es tomar una pinza de depilar y sacar la pluma afectada. Posteriormente se debe lavar la sangre que quedó sobre las plumas del ejemplar y se le debe colocar en una jaula por separado por unos cuantos días.
Cuando hay un pichón algo más agresivo que pasa picoteando a los demás también hay que separarlos del jaulón y mantenerlo por aparte.

0 comments:

Publicar un comentario