jueves, 26 de noviembre de 2015

El perro crestado rodesiano


El perro crestado rodesiano, también conocido como Rhodesian Ridgeback, es una raza de perro originaria del sur de Africa la cual se caracteriza por su cuerpo musculoso, gran porte, agilidad y velocidad, el cual es usado principalmente para compañía, guarda y cacería.

Historia

El pueblo khoikhoi que ocupó la Península del Cabo, cuando los holandeses comenzaron a comerciar en la zona a mediados del siglo 17, tenían un perro de caza que fue descrito como feo, pero que destacaba por su ferocidad cuando actuaba como un perro guardián. Este perro media aproximadamente 18 pulgadas (46 cm) hasta la cruz, con un marco delgado pero musculoso. Las orejas se han descrito tanto como erguidas y colgantes, pero la característica más distintiva era la longitud del pelo que con frecuencia crecía más en el sentido inverso a lo largo de la espalda. Los holandeses y descendientes de estos que se asentaron en esa zona, convirtieron grandes extensiones de sabana silvestre en tierras de cultivo, cazando para obtener carne y defendido sus rebaños de ganado, personal, y granjas de los leones, lo que llevó a estos europeos a comenzar a utilizar los perros locales.

Para la década de 1860, los colonos europeos también habían importado una variedad de razas a esta zona de África, incluyendo perros creados para la caza como el Gran Danés, sabuesos, galgos, y terriers. Estas razas fueron mezcladas con los perros africanos indígenas, incluyendo el perro del pueblo khoikhoi, lo que dio lugar a los perros de caza Boer, genéricamente conocidos con nombres como boerhund (sabueso Boer) en holandés, siendo estos perros los principales precursores del perro crestado rodesiano moderno. Otras razas vinieron con los comerciantes árabes de todo el Cuerno de África y con los inmigrantes asiáticos, en particular en la Colonia del Cabo, junto con perros de Inglaterra e Irlanda y el borzoi o perro lobo ruso. Se ha especulado que otras razas diversas también pueden haber contribuido a la genética del crestado rodesiano.

El estándar original para la raza del perro crestado rodesiano fue escrito en 1922 por F.R. Barnes en la fundación del primer club Ridgeback en un el show del Bulawayo Kennel Club, que en ese entonces estaba en el sur de Rhodesia (hoy Zimbabwe). En 1927, el estándar de Barnes fue aprobado por la South African Kennel Union con el nombre enmendado de Rhodesian ridgeback. Fuera del subcontinente y a nivel internacional, los primeros crestados rodesianos en Gran Bretaña fueron mostrados por la señora Edward Foljambe en 1928. En 1950, el señor y la señora William H. O'Brien, de Arizona llevaron seis Ridgebacks cuidadosamente seleccionados a los Estados Unidos desde Sudáfrica.  Él y su esposa y Margaret Lowthian de California comenzaron el proceso de conseguir la aceptación de la raza por la American Kennel Club. Del mismo modo, en 1952, el Rhodesian Ridgeback Club de Gran Bretaña fue fundado en Crufts para promover la raza en todo el Reino Unido, por lo que un estándar para la raza podría ser reconocido. En 1955 el American Kennel Club reconoció la raza Rhodesian ridgeback como un miembro del grupo de los sabuesos.

Apariencia física

La característica distintiva del Rhodesian ridgeback es la cresta de pelo a lo largo de su espalda en la dirección opuesta a la del resto de su pelaje. Se compone de una zona de abanico formada por dos verticilos de pelo (llamados "coronas"), la cual se estrecha a partir de inmediatamente detrás de los hombros hasta el nivel de las caderas. La cresta generalmente tiene cerca de 2 pulgadas (51 mm) de ancho en su punto más ancho. Se cree que esta característica se originó a partir del perro utilizado por la población africana original que tenía una cresta similar.

Los machos por lo general tienen una altura de 64-69 cm a la cruz y pesan alrededor de 85 libras (39 kg) (estándar FCI); las hembras usualmente tienen una altura de 61 a 66 cm y pesan cerca de 70 libras (32 kg). Los ridgebacks son perros grandes y musculosos y tienen un pelaje de color trigo claro o trigo rojo, que debe ser corto, denso, liso y brillante en apariencia, y no lanoso o sedoso.

El blanco es aceptable en el pecho y dedos de los pies. La presencia de pelos negros no se aborda en el estándar del AKC, aunque la norma del AKC señala que la cantidad de negro o marrón oscuro en el pelo no debe ser excesiva. Por su parte, los estándares de la FCI indican que el pelo negro excesivo en el pelaje del animal es altamente indeseable. Los ridgebacks tienen a veces una máscara oscura. La nariz del perro debe ser de color negro o marrón en consonancia con el color del perro. Ningún otro color de nariz es permisible. La nariz café es debido a un gen recesivo. No es tan común como la nariz negra; algunos criadores creen que la inclusión de perros con narices café en un programa de cría es necesaria para mantener la vitalidad del pelaje. Los ojos deben ser redondos y deben reflejar el color del perro: ojos oscuros con una nariz negra, ojos color ámbar con una nariz color café. Los crestados rodesianos tienen una cola fuerte, suave, que por lo general es llevada en una curva suave hacia atrás.

Temperamento

Los perros crestados rodesianos son leales, inteligentes y algo distantes con los extraños. Esto no debe confundirse con la agresión; un ridgeback de temperamento adecuado estará más inclinado a ignorar, en lugar de desafiar, a un extraño. Esta raza requiere de un entrenamiento positivo, basado en la recompensa, buena socialización y consistencia; a menudo no es la mejor opción para los dueños de perros sin experiencia. Los ridgebacks son de carácter fuerte, inteligente, y muchos parecen tener una inclinación por las travesuras, aunque sin ninguna mala intención. Son protectores de sus dueños y familias. Si son entrenados bien, pueden ser excelentes perros de guardia. Al igual que cualquier perro, pueden llegar a ser agresivos cuando no están socializados correctamente.

A pesar de su aspecto atlético, y a veces imponente, el ridgeback tiene un lado sensible. Francis R. Barnes, quien escribió el primer estándar de la raza en 1922, reconoció que "un tratamiento duro ... nunca se debe administrar a estos perros, especialmente cuando son jóvenes. Estos perros no responden nada bien cuando reciben este tipo de tratamientos". No obstante, el perro crestado rodesiano acepta la corrección, siempre y cuando sea justo y justificado, y siempre y cuando se trate de alguien que conoce y en quien confía

Problemas de salud y esperanza de vida

Los problemas de salud que se sabe afectan a esta raza son la displasia de cadera y seno dermoide. El ridgeback ocupa el número seis en el ranking de las razas más afectadas por problemas de tiroides registrados por la Fundación ortopédica para los animales. 

De acuerdo a una encuesta realizada en el Reino Unido, la esperanza de vida media de esta raza es de 10,25 años.

El sinus dermoide es un defecto del tubo neural congénito que se sabe que afecta a esta raza. El dermoide es a menudo comparado con "fideos de spaguetti" delgados debajo de la piel. Los cachorros siempre deben ser examinados al nacer por el criador y veterinario, y este examen debe ser repetido conforme los cachorros crecen antes de ir a sus nuevos hogares. Esto se hace mediante la palpación de la línea media dorsal subcutánea desde la base del cráneo hasta la inserción de la cola. La extirpación quirúrgica es una opción para los recién nacidos afectados, cachorros y perros adultos.

Al igual que muchas otras razas con el tórax profundo, los ridgebacks son propensos a sufrir de hinchazón. Esta es una condición potencialmente mortal que requiere tratamiento inmediato.

El hipotiroidismo es un problema creciente en el rhodesian ridgeback, y esta condición provoca una multitud de síntomas, incluyendo el aumento de peso y pérdida de cabello. El tratamiento para el hipotiroidismo en los perros consiste en un medicamento oral una vez al día.

La mielopatía degenerativa (DM) es una enfermedad neurológica de la médula espinal que ocasiona paraparesia progresiva, y que es más frecuente en la raza pastor alemán. Afecta al perro crestado rodesiano a una tasa de sólo el 0,75%. Los signos de mielopatía degenerativa se caracterizan en el principio con arrastre de pies, y el deslizamiento de las extremidades traseras. La enfermedad progresa hasta el punto en que el animal ya no puede pararse o caminar por su cuenta.

Cuidados específicos

Es importante enseñar a estos perros a respetar las normas y la autoridad desde que son cachorros para no tener problemas después. Esto se debe a que es muy inteligente y puede ser algo tozudo en ocasiones, por lo que hay que ponerle límites que debe respetar ya que tratará de salirse con la suya. De hecho, no es una raza recomendable para personas sin experiencia y que no sepan imponer su autoridad.

Debido a que es un perro grande que requiere mucho  ejercicio, es recomendable tenerlo en una casa con bastante campo, ya que prefiere la vida de campo al ambiente de ciudad por sus orígenes como perro de caza.

También se recomienda dar al cachorro juguetes para que muerda y asignarle un lugar tranquilo para dormir.




0 comments:

Publicar un comentario