lunes, 28 de septiembre de 2015

La leishmaniasis canina

La leishmaniasis es una enfermedad de tipo parasitaria de los perros, la cual es ocasionada por un parásito protozoario llamado Leishmania. Este padecimiento ocasiona pérdida de pelo principalmente alrededor de la nariz, orejas y ojos. Con el paso del tiempo el animal comienza a perder peso aunque sigue comiendo normalmente. También ocurren heridas en la piel, sobre todo en la cabeza, las patas y otras zonas que están en contacto con el suelo.  En ocasiones incluso puede producir insuficiencia renal, de ahí la importancia del tratamiento.

Sin embargo, en algunos perros puede producirse una recaída después de someterse a tratamiento.

Esta enfermedad se presenta principalmente en países de de la zona mediterránea como España, Portugal, Italia, Francia, Marruecos, Turquía, Libia y Argelia, entre otros. También se encuentra en muchos países de América Latina.

En España esta enfermedad se muestra más comúnmente en zonas como Madrid, Aragón, Cataluña, León, Murcia, Andalucía y Castilla.

¿Cómo se transmite la leishmaniasis canina?

El parásito que ocasiona la enfermedad se trasmite por medio de la picada de una especie de mosquito llamado flebotomo. En realidad existen más de una decena de especies de flebotomos, de los cuáles solo dos transmiten la enfermedad con eficiencia: P. perniciosus y P. ariasi.

En este caso, la transmisora es la hembra del mosquito (solo estas se alimentan de sangre), la  cual tiene que picar antes un perro enfermo (de esta forma se infecta) y después a un animal sano. Cuando la hembra pica al perro sano, los parásitos quedan depositados en la piel del animal y terminan por infectarlo. Por esta razón, una buena forma de evitar el contagio y propagación de este padecimiento es aplicar  un control de plagas que elimine en la medida de lo posible el vector de la enfermedad, es decir el mosquito transmisor.

De esta manera, prevenimos el contagio y ahorramos dinero en costosos tratamientos para nuestras mascotas, los cuáles se basan en la aplicación de fármacos.

Peligro de la leishmaniasis canina para el ser humano

Esta enfermedad es peligrosa únicamente para las personas con sistemas inmunológicos deprimidos, como los pacientes que tienen SIDA. En el caso de las personas con sistemas inmunes sanos, el parásito no presenta ningún peligro ya que sus defensas se encargan de destruir al parásito. 

Si en un hogar hay gente o mascotas con predisposición a contagiarse de la enfermedad, es de suma importancia aplicar medidas de prevención, incluyendo un control de plagas para eliminar a los mosquitos transmisores que describimos anteriormente.

La prevención siempre es la mejor práctica, ya sea para cuidar nuestra salud o la de nuestros perros, que para muchos son un miembro más de la familia.




0 comments:

Publicar un comentario