martes, 21 de julio de 2015

La Tortuga Leopardo

tortuga leopardo

La tortuga leopardo es la segunda más grande de África después del Centrochelys sulcata. Se la puede distinguir fácilmente ya que posee dibujos con forma de piel de leopardo que están ubicados en el espaldar. Su plastrón tiene una coloración amarilla generalmente. Morfológicamente hablando es bastante similar a Centrochelys sulcata ya que al igual que esta no cuenta con escudo en la nuca, tiene una especie de espolones en sus muslos posteriores y sus miembros se asemejan bastante a los de su prima. En estado adulto pueden alcanza hasta 70 centímetros de longitud y un peso que varía entre los 20 y los 40 kilogramos. Existen dos subespecies  aunque en la actualidad hay un estudio que intenta verificar las semejanzas entre ambas de manera que se puedan agrupar en una única especie. Las diferencias observadas entre ambas subespecies son pequeñas en realidad, por ejemplo la  Stigmochelys pardalis babcocki habita sobre todo en un ambiente rocoso por lo cual posee una coloración un poco más oscura que la Stigmochelys pardalis pardalis.

No es fácil distinguir ambos sexos en esta especie de tortuga, sin embargo los machos cuentan con una concavidad en el plastrón además de una cola un poco más grande y gruesa que la que posee la hembra. Un observador cuidadoso podrá distinguir machos y hembras.

La tortuga leopardo habita en toda Sudáfrica pudiéndose encontrar hasta Angola. Tiene una amplia distribución pudiéndose hallar hasta en el este del África en países como Somalia, Etiopia, Kenia, Sudan, Tanzania, Ruanda y en Burundi. Habita en lugares bastante variados que incluye desde zonas montañosas de hasta 2000 metros de altura hasta zonas áridas como la sabana africana. Suele vivir también en zonas de prados con vegetación densa.

Se alimentan sobre todo de vegetales de todo tipo como plantas salvajes o frutas aunque en raras ocasiones también pueden consumir animales muertos.

En cuanto a su comportamiento reproductivo, el acoplamiento puede ser bastante violento y el macho puede llegar a producir heridas bastante importantes en la hembra. Esta efectúa de 4 a 5 puestas de huevos al año y cada nidada está compuesta por 7 a 12 huevos los cuales tienen un periodo de incubación bastante extenso que puede durar entre 130 a 200 días. Cuando nacen, las crías tienen entre 4 a 5 centímetros de longitud.

Esta tortuga se adapta bastante bien al cautiverio, siendo bastante activa si recibe una dieta variada y equilibrada. No acostumbra a ser agresiva.



0 comments:

Publicar un comentario