martes, 24 de junio de 2014

Signos oculares que indican posibles enfermedades en mascostas



Usted probablemente ha escuchado el viejo adagio, "Los ojos son las ventanas del alma." Eso puede o no ser cierto, pero lo que se sabe a ciencia cierta en la medicina veterinaria es que usted puede decir ciertas cosas sobre la salud de los animales mediante el examen cuidadoso desus ojos.

 Un número de enfermedades autoinmunes, infecciosas y metabólicas, así como la presión arterial alta y los tumores pueden ser detectados, o al menos sospechados, por la forma en que aparecen en los ojos de un perro o gato.

Signos oculares de enfermedades autoinmunes

La hepatitis canina infecciosa es una enfermedad autoinmune causada por el adenovirus. Afortunadamente, la condición rara vez se ve hoy en día en la mayoría de los países gracias a la vacuna que permite proteger a nuestras mascotas. Pero tanto la infección y la vacuna pueden causar los padecimientos de los ojos conocidos como queratitis intersticial y uveítis.

La queratitis intersticial, también conocida como ojo azul, es la inflamación crónica de la córnea que causa una película de color blanco azulado, que se forma sobre la córnea. La uveítis es la inflamación de una parte o de todo el tracto uveal del ojo, que incluye el iris, el cuerpo ciliar y la coroides.

Si la condición es inducida por la vacunase desarrollará en unos 10 días a dos semanas después de la vacunación. Usted puede notar que su perro se vuelve sensible a la luz de repente, entrecierra los ojos sin control, o que sus pupilas se contraen (se reducen). En un día o dos después de desarrollar la uveítis, las córneas de los ojos empezarán con la retención de líquidos y tendrán una apariencia azul o nublado. 

Otra enfermedad relacionada con el sistema inmunológico que presenta signos oculares es el síndrome uveodermatologico, que se ve más a menudo en el Akita, pastor australiano, Beagle, Chow Chow, samoyedo, husky siberiano, Alaskan Malamute, y razas mezcladas relacionadas. 

En el síndrome uveodermatologico, el cuerpo del perro ataca sus propios melanocitos, que son las células que producen el pigmento principalmente en la piel, la retina, y el tracto uveal del ojo. No se sabe cuál es la causa de la condición, pero la especulación es que un virus de algún tipo está involucrado. 

Por lo general, el primer signo ocular que señala el síndrome uveodermatologico es la uveítis, que en última instancia conduce a la ceguera. Usted puede notar que los ojos de su perro están inyectados de sangre o parecen que le están causando dolor. El animal puede empezar a tropezar con los objetos y mostrar otros signos de un problema con su visión. Sus pupilas se contren, y sus ojos pueden aparecer turbios o que han cambiado de color. 

Dentro de tres a seis meses después del inicio de problemas de los ojos, el 90 por ciento de los perros afectados tendrá blanqueamiento del pelaje, que a veces se limita a la cara. En aproximadamente el 50 por ciento de los perros, también se blanquea la piel, y será más evidente en los párpados, la nariz, los labios, almohadillas y el escroto. 

Los signos oculares de las enfermedades infecciosas

Alrededor del 10 al 15 por ciento de los perros infectados naturalmente con las enfermedades transmitidas por garrapatas Ehrlichia, rickettsia y Lyme desarrollará síntomas oculares, incluyendo: 
  • Conjuntivitis ("ojo rojo") 
  • Hemorragia subconjuntival, una superficie de color rojo oscuro por debajo de la conjuntiva  
  • La uveítis anterior (inflamación del cuerpo ciliar o iris) o uveítis posterior (inflamación de la coroides)
  • Hemorragia retiniana  
  • La neuritis óptica (inflamación de los nervios ópticos)
 La enfermedad fúngica histoplasmosis puede causar:
  • La blefaritis, que es la inflamación de la piel exterior y de las partes medias de los párpados 
  • Uveítis
  • La coriorretinitis (inflamación de la coroides y la retina)  
  • Desprendimiento de retina granulomatosa  
  • La neuritis óptica 
 La mayoría de los gatos (79 por ciento) con uveítis también dan positivo para la toxoplasmosis.

Los signos oculares de enfermedades metabólicas

Los perros con diabetes mellitus tienen muchas más complicaciones relacionadas con el ojo en comparación con los gatos. El problema más común en perros con la enfermedad es el desarrollo de cataratas en ambos ojos. Las cataratas se producen rápidamente y pueden dar lugar a graves uveítis inducidas en el cristalino. Los perros diabéticos también son más propensos a la queratoconjuntivitis seca (ojo seco) y una reducción de la sensibilidad corneal.

Los perros con enfermedad de Cushing, también llamada hiperadrenocorticismo, tienden a desarrollar lesiones oculares superficiales incluyendo ulceración de la córnea, degeneración de la córnea, y el ojo seco, así como las lesiones en el interior del ojo. Así mismo, estos perros también están en mayor riesgo de sufrir degeneración retiniana adquirida súbita que otros perros.

Otra enfermedad metabólica con manifestaciones oculares es el hipotiroidismo canino. Los perros con esta condición pueden desarrollar distrofia de lípidos de la córnea, que es una acumulación de lípidos y de calcio dentro de la córnea. La afección también puede causar humor acuoso lipémico que le brinda al fluido en la parte frontal del globo ocular un tono nublado, uveítis, y sangrado de la retina y desprendimiento. Los perros con hipotiroidismo también son más propensos a desarrollar erosiones corneales que no pueden ser curadas.

Síntomas oculares en animales domésticos con la presión arterial alta (hipertensión) y con neoplasia (tumores) 

La hipertensión en perros y gatos puede causar una variedad de problemas oculares, incluyendo edema (acumulación de fluido) del nervio óptico y la retina, hemorragia retiniana, hemorragia vítrea, hifema (sangre en la parte delantera del ojo), y desprendimiento de retina.

En una mascota con tumores metastásicos (en propagación), los signos oculares pueden incluir conjuntivitis, uveítis, hipema y edema de retina. En el 25 por ciento de los animales con uveítis, la causa es la neoplasia, y más del 75 por ciento del cáncer relacionado con uveítis es linfosarcoma. El hemangiosarcoma y el adenocarcinoma también son conocidos por presentar metástasis en los ojos.

Mantenga un ojo en los ojos de la mascota 

Debido a que una serie de enfermedades caninas y felinas graves causan síntomas que afectan a los ojos, es importante informar a su veterinario de cualquier cambio o dificultad que presente su perro o gato con relación a su visión.

Cualquier cambio en el color de los ojos, incluyendo una coloración rosa o rojo, o cualquier conducta que su mascota exhiba que indique que sus ojos pueden estarle causando molestiaso o que su visión ha cambiado, es motivo de preocupación y debe investigarse más temprano que tarde.



0 comments:

Publicar un comentario