jueves, 29 de mayo de 2014

¿Es el gato su jefe?



Hoy me gustaría hablar un poco acerca de una tercera variación en la agresión del gato dirigida al propietario: el gato mandón. 

En los últimos años, la teoría acerca  de lo que motiva la agresión dirigida al propietario en los perros se ha alejado del concepto de dominancia hacia la "agresión de conflicto". Este cambio en el pensamiento ha evolucionado debido a que muchos conductistas para perros se preguntan si la mentalidad de manada realmente define la relación entre el perro y el propietario. 

Dado que los gatos nunca se han organizado en manadas, la idea de la agresión relacionada con la dominación o estatus parece aún más descabellada. 

Sin embargo, sin duda hay gatos que llevan la batuta en muchos hogares.

Jerarquías del gato 

Algunos expertos creen que los gatos se organizan socialmente en una "jerarquía despótica", donde un gato es el que manda a los otros, que toman el papel de subordinados. 

Otra estructura social adoptada por los gatos caseros implica menos rigidez y mayor intercambio. 

Por ejemplo, si el nivel más alto del árbol del gato se ve favorecido por todos los gatos en la casa, el gato de más alta posición en la jerarquía acaparará ese puesto y lo dejará a los demás gatos hasta que se aburra.

Ambos acuerdos sociales parecen apuntar a la existencia de los gatos de mayor estatus en entornos con varios gatos. 

Si este es el caso, es concebible que el dueño de un 'gato jefe "podría ser - a los ojos de gato - otro empleado en su organización.

Gatos "reyes del crimen"

La agresión inducida por caricias puede ser "instrumental" en su naturaleza, lo que significa que es un medio para un fin . Cuando un gato se pone agresivo al ser acariciado, la respuesta habitual del propietario es dejar de acariciarlo o tocarlo, que es lo que el gato esperaba que sucediera por su comportamiento agresivo. Así que utiliza la agresión para conseguir un resultado deseado.

Como resultado, muchos gatos que muestran la agresión relacionada con caricias también se comportan hostilmente alrededor de la comida, no les gusta ser molestados mientras descansan, tampoco toleran que los miren directamente y muestran la agresión cuando son reprendidos.

Estos felinos mandones muestran personalidades controladoras. Ellos muerden a sus dueños en una parte específica del cuerpo (la nariz y dedos de los pies son los favoritos en particular ) para que se muevan en la mañana o cuando la comida no llega lo suficientemente rápido o no es de su agrado.

También se les conoce por tumbarse en medio de los periódicos cuando el dueño los está leyendo, y por el uso de la mordida para conseguir que sus propietarios interactúe con ellos.

Los expertos que han observado este tipo de comportamiento del gato están dee acuerdo en que no se relaciona con el miedo. De hecho, estos gatos parecen bastante seguros y mandones por naturaleza. Y la "agresión por conflicto" no describe el comportamiento tampoco. La mayoría de los gatos dominantes pertenecen a dueños compatibles y cariñosos.

Algunos gatos son agresivos, pero no llegan a la agresión. Los gatos mandones no parecen detenerse ante nada para conseguir lo que quieren.

¿Cómo restaurar la armonía en el hogar? 

Si usted comparte su vida con un gato fanático del control, la ayuda está disponible. 

Dependiendo de la gravedad del problema, puede intentar hacerle frente usted mismo, o puede consultar a especialistas certificados en comportamiento animal que tengan experiencia con la agresión felina. 

El primer paso es aprender a evitar los incidentes en los que su gato puede llegar a ser agresivo con usted. 

También es importante conocer los signos de agresión inminente del gato, entre ellos:
  • Ojos entrecerrados. 
  • Miradas furtivas hacia el obstáculo u objeto que le irrita (por ejemplo, la mano). 
  • Orejas aplanadas contra la cabeza y giradas a los lados. 
  • Contracciones de la cola.

Si el gato muestra cualquiera de estas señales cuando lo está sosteniendo, deje de hacer lo que estás haciendo, póngase de pie si está sentado, y deje caer al gato suavemente al suelo. Si está de pie, inclínese hacia delante desde la cintura y suelte al gato ya sea en el suelo o sobre un mueble.


Aumentar la sujeción sobre un gato a punto de mostrar la agresión - incluso cuando su única intención es la de bajar al animal de sus piernas o brazos hacia el suelo - puede agravar la situación.

Si su gato es agresivo a la hora de la alimentación, es necesario que prepare sus comidas mientras está fuera de la habitación. Coloque su plato de comida en su lugar habitual y luego deje que el gato ingrese a la zona para comer.

Si su gato lo muerde para que te despierte por la mañana, entonces tendrá que mantenerlo fuera de la habitación por la noche.

Los gatos que responden agresivamente al recogerlo no deben ser recogidos, excepto cuando sea absolutamente necesario .

El castigo físico es una mala elección con cualquier gato, y con los felinos agresivos sólo sirve para aumentar la agresión .

La siguiente fase consiste en entrenar a su mascota a obedecer órdenes para recibir las cosas que valora, como la comida .

Lo crean o no, con el incentivo adecuado (alimentación), los gatos pueden ser entrenados con bastante facilidad para realizar ciertas conductas como sentarse.



0 comments:

Publicar un comentario