jueves, 27 de septiembre de 2012

Husky Siberiano



Historia

El Husky Siberiano es una raza de trabajo que se originó en Siberia, en Rusia. Se carateriza por tener un aspecto marcadamente lobuno bastante característico. Fue criado por la tribu Chukchi la cual lo empleaba para pastorear ciervos, tirar de los trineos, como animal de compañía y para que los niños se mantuvieran calientes.
 Estos perros fueron llevados a Alaska en 1908 debido principalmente a la fiebre del oro que se desarrolló en esa zona. Ahí se empleaban para tirar trineos y sobre todo para la carrera All-Alaska Sweepstakes, la cual abarcaba un recorrido de 657 kilómetros. En esta competencia destacaban los Husky y eran los que generalmente la dominaban.
Actualmente esta raza se ha difundido por todo el mundo y ha alcanzado una gran popularidad. Muchos de los Husky Siberianos que viven en Norteamérica descienden de los primeros ejemplares que fueron importados desde Siberia en 1930. Es un hecho conocido que el Husky se originó de forma exclusiva con la tribu Chukchi del este de Siberia. No obstante, hay evidencia que sugiere que pudieron haber sido importados desde las tribus de Kamchadal y Koryak. Estudio de ADN demuestran que es una de las razas de perros más antigua que existe.

Apariencia física

El Husky Siberiano es un perro de tamaño mediano a grande (aunque es más pequeño que el Alaskan Malamute) el cual fue creado para vivir en la nieve. A pesar de esto tiene la capacidad para cambiar de forma drástica su pelaje dependiendo del sitio donde viva, ya que puede modificar su pelo entre corto y más corto. Esta raza puede presentar diversos colores en su pelaje incluyendo: blanco, gris, rubio, negro, marrón claro, marrón y rojizo. De estos colores, el gris y el negro son los más comunes en las hembras. La lengua puede ser de color rosado negro. Debido a su lugar de origen, el pelaje es mucho más grueso y denso en comparación a otras razas.

Los machos pueden alcanzar una altura de 53,5 a 60 centímetros con un peso de 20,5 a 28 kilogramos mientras que las hembras más pequeñas pueden llegar a los 50,5 a 56 centímetros de altura con un peso de 15,5 a 23 kilogramos.


Temperamento

Esta raza se caracteriza por ser muy atenta, cariñosa y servicial y siempre está dispuesta a complacer a su dueño. A pesar de que es un perro acostumbrado a vivir en manada suele desarrollar un vinculo cercano con el dueño y con la familia en la que vive. No obstante, es importante que el dueño posea un carácter tal que le permita dominar al Husky y que al mismo tiempo le brinde el carió necesario para ganar su respeto y confianza. Esto se debe a que puede llegar a ser bastante independiente y algo testarudo y orgulloso.

Este perro robusto tiene un gran parecido con el lobo gris. De hecho en ocasiones aúlla y tiene un ladrido distinto al de otros perros que puede sonar tocos y corto. Siendo la raza más cercana al lobo solo en raras ocasiones muerde o ladra y su forma de protección se basa más en la intimidación tal como lo hace los lobos en sus manadas. Debido a que la familia es su manada, la protegerá. Tiene un fuerte comportamiento de jauría, por lo cual aunque solo hayan dos perros, uno de los dos se comportará como el dominante.

Debido a que son perros que requieren de afecto, no se recomienda dejarlos solos por mucho tiempo. Tampoco se recomienda dejar que corran sin supervisión, ya que debido a su tremenda energía y resistencia pueden recorrer muchos kilómetros, por lo cual en caso de extravío puede ser difícil encontrarlos.

Problemas de Salud y esperanza de vida

Por lo general, el Husky Siberiano es un perro que goza de buena salud. Sin embargo puede llegar a padecer problemas de la visa como glaucoma y cataratas, alergias y cáncer en animales viejos. Así mismo, también pueden presentarse problemas de displasia de cadera, aunque esto no es frecuente.

El Husky requiere una alimentación de buena calidad con niveles elevados de grasas y proteínas sobre todo si se emplean en competencias de trineos. Son animales muy eficientes en cuanto a consumo energético, por lo cual requieren menos alimento que otros perros de tamaño similar y que realizan actividades físicas fuertes.


Cuidados específicos

Este perro necesita de cepillado diario debido a que su pelaje sirve de protección ante las inclemencias del tiempo por lo cual no necesita botarlo hasta que llegan los periodos estivales durante los cuáles muda y pierde la capa de pelo interna, con lo cual le queda solamente la capa externa, la cual varía ligeramente su coloración hasta que le vuelve a crecer todo el pelaje para protegerlo de los periodos más fríos.

En el periodo de muda el dueño debe efectuar cepillados más regulares con el fin de ayudar al perro a que la muda se produzca antes. Al contrario de lo que mucha gente cree, el Husky se adapta bastante bien al clima cálido ya que la muda de pelo durante los meses de calor permite que solo tenga la capa de pelaje externa al igual que cualquier otra raza. 

Otro mito sobre este perro es que necesita correr una gran cantidad de kilómetros todos los días, lo cual es cierto solo en el caso de un animal dedicado a competir.

Aunque no es una raza que se enferma fácilmente, se aconseja no bañarlo con agua fría sino hace calor ya que puede resfriarse.

0 comments:

Publicar un comentario