miércoles, 16 de mayo de 2012

Cómo detectar si nuestro conejo es sano

salud de los conejos



Si tenemos un conejo que se muestra libre de trastornos, es sensible al medio ambiente que lo rodea, se alimenta con buen apetito, no tose ni estornuda, el pelo está siempre limpio, sus heces tienen forma de pelotita y son secas y concisas, la piel está libre de granos y escamas y se mueve animadamente sin presentar ninguna dificultad tanto en interiores como en exteriores podemos estar seguros que nuestra mascota está sana. 

Al igual que ocurre con los humanos las enfermedades en los conejos producen síntomas los cuales en mayor o en menor medida son los que se mencionan a continuación:

  • Caída del pelo. 
  • Perdida del apetito. 
  • Perdida de peso. 
  • Inflamaciones y/o accesos ya sea por arriba o por debajo de la piel. 
  • Problemas al respirar. 
  • Diarrea o heces demasiado blandas. 
  • Mamas inflamadas o más hinchadas de lo normal. 
  • Cabeza inclinada constantemente. 
  • Tos y/o estornudos constantes. 
  • Nariz sucia y pegajosa. 
  • Daños visibles en los genitales. 
  • Ojos llorosos. 


Todos estos síntomas en la mayoría de los casos pueden ser ocasionados por alguno de los siguientes padecimientos: 

  • Una alimentación inadecuada. 
  • Alimento con mucho polvillo. 
  • Maltrato al conejo por parte del dueño o algún otro habitante de la casa. 
  • Mala higiene del lugar de habitación del conejo. 
  • Alimento en malas condiciones. 
  • Instalaciones poco apropiadas para el animal. 
  • Lesiones y/o heridas mal curadas. 
  • Intoxicaciones de cualquier tipo. 
  • Temperaturas extremas, ya sea calor o frío excesivo. El frío excesivo puede ser especialmente dañino para las crías más jóvenes. 
  • Exceso de estrés ocasionado por maltrato, ruidos, etc. 
  • Falta de higiene. 
  • Falta de vacunación. 
  • Falta de ventilación. 
  • Otros. 


Es importante tener en mente que la mejor forma de evitar que nuestros conejos sufren de enfermedades graves es mediante la prevención de las mismas ya que en la mayoría de los casos nuestras mascotas terminan sufriendo por culpa del descuido de sus dueños. Por lo tanto el dueño debe mantener una vigilancia diaria sobre su conejo, la cual debe ser minuciosa y detenida, de tal forma que no se escape ninguno de los síntomas antes mencionados. De esta manera podemos diagnosticar lo antes posible cualquier problema lo cual facilita su cura.

0 comments:

Publicar un comentario