martes, 24 de abril de 2012

Los Conejos y Los Niños

conejos y niños



Generalmente los niños y los conejos no resultan ser compañeros ideales. Primero que todo la constitución delicada y su origen como animal de presa hace que el conejo sienta temor ante las acciones de los niños normales y activos aunque estos solo quieran jugar y darle cariño al animal. Solamente los niños maduros y tranquilos pueden ser un buen compañero para un conejo ya que solo ellos pueden seguir todos los pasos antes mencionados para convivir con un animal de estos.

No es raro que algunas personas se decepcionen que el conejo no es la clase de mascota que deseaban para sus hijos. Por ejemplo hay conejos que no aprenden nunca a dejarse cargar o manosear por lo cual en lugar de sentirse decepcionado por esto, es una buena oportunidad para enseñarle a los niños a respetar a un nuevo tipo de animal.  Si lo que se busca es un objeto para andar agarrando y apretando a su antojo, lo mejor es regalarle al niño un peluche y no un animal vivo como el conejo.

Por otro lado en la mayoría de los casos los niños no cuentan con la madurez para cuidar un conejo como se debe por lo cual esto es responsabilidad de los adultos. Los niños no entienden que en este caso el conejo depende de sus cuidados para estar en buenas condiciones por lo cual deben ocuparse de sus necesidades. En muchos casos el niño lo único que quiere es un compañero de juegos.

Hay que darle a entender al niño que en conejo es un ser vivo y no un juguete por lo cual tiene que ver a este con nuevos ojos. Es un animal inteligente, cariñoso y leal que puede llegar a ser un miembro de la familia si le da la oportunidad de ser lo que es, un conejo. Para el que sea capaz de hacer eso, el conejo se convertirá en un excelente compañero.


0 comments:

Publicar un comentario