lunes, 5 de marzo de 2012

Socialización del loro


socialización de las loras

Entre más inteligente es un animal, mas depende de los procesos de aprendizaje como medio para establecer sus patrones de comportamiento. El comportamiento animal, sobre todo en el caso de animales inteligentes como los loros es una compleja combinación de instinto y aprendiza de acuerdo a Sally Blanchard y Chris Davis, dos expertos en el comportamiento de la aves mascotas, cuyas investigaciones han ayudado a las personas a socializar con sus aves. 


Con respecto a los loros, se sabe que en la naturaleza la supervivencia de los pequeños depende de cuán bien les han enseñado sus padres. Al nacer los loros son ciegos, desnudos y totalmente dependientes de sus padres hasta que son capaces de encontrar comida por su cuenta. Durante este periodo, los padres están muy unidos a sus crías a las cuales les enseñan que pueden comer, como volar y explorar su medio ambiente, como competir, a que tenerle miedo y como cuidarse de los depredadores. Así mismo los padres les enseñan a interactuar dentro del grupo y muchas otras habilidades más. Cuando llega el momento, los padres fomentan la separación, pero mantienen una conexión con sus hijos durante mucho tiempo mientras los loros jóvenes perfeccionan sus habilidades. Por ejemplo, los loros africanos suelen mantenerse unidos a sus padres hasta los 3 a 4 años de edad, cuando empiezan a formar sus propias familias.


Normalmente los padres enseñan a sus hijos mediante la demostración y la guía. Por ejemplo, vuelan entre las ramas de los árboles y llaman a sus pequeños para que los sigan mientras les enseñan a comer al enseñarles lo que ellos comen. Así mismo los padres les enseñan a sus crías a que vuelen o tengan miedo, es decir que en aquellas ocasiones en que hay un peligro potencial el padre les indica a sus crías cuando deben volar a casa o quedarse quietos donde están hasta que el peligro pase. Los loros jóvenes llegan a pasar por un periodo de “independencia” el cual es descrito por los investigadores como una época en la cual las crías tratan de ser más independientes aunque en la realidad son aún de lo más dependientes y por lo tanto necesitan de mayor respaldo para que tengan más seguridad y posteriormente logren independizarse realmente. 

Existe cierto “lenguaje de los loros” mediante el cual los jóvenes a su modo preguntan a sus padres “si van bien”, a lo cual estos suelen “contestarles” a su modo también “Si, vas bien” o “No, así no es”. Sin el apoyo constante de sus padres, los polluelos no pueden desarrollarse adecuadamente y crear sus propios juicos sobre independencia y aventura. 

En el caso de los loros domésticos, es responsabilidad del cuidador humano, sea el criador o el dueño de la mascota, proveer de la mejor guía a los animales. Los loros que crecieron con criadores humanos, dependen por completo de la guía de su cuidador el cual en este caso hace el papel de padre y madre del ave. Las aves que fueron capturadas en la naturaleza puede que ya hayan aprendido ciertas habilidades, dependiendo claro esta de la edad a la que fueron capturadas. Si nadie se dedica a enseñarles a los loros cómo comportarse, seguramente se confundirán, sobre todo en un ambiente totalmente extraño como el mundo del ser humano, que generalmente está en conflicto con sus instintos naturales. A toda esta enseñanza se le conoce como socialización.

De acuerdo a los expertos, los humanos creamos un mundo artificial para el loro en el cual el comportamiento natural de estos está bloqueado. Como los loros son tan activos, deben hacer algo aunque no sepan que, por lo cual empiezan a improvisar. El resultado de esto puede ser el llamado desplazamiento del comportamiento o un sustituto del comportamiento natural que ha sido bloqueado por los humanos. En caso de que a nuestra mascota no se le guie hacia un comportamiento positivo, el bloqueo constante del comportamiento natural ocasionará un desplazamiento de comportamiento que puede resultar negativo, como por ejemplo empezar a dar picotazos, chillar n exceso, arrancarse las plumas, comportamiento fóbico y otros. Seguidamente vamos a hablar de algunos de los aspectos más importantes a la hora de socializar a nuestro loro.

0 comments:

Publicar un comentario