miércoles, 28 de marzo de 2012

Los 3 pasos para entrenar al loro

pasos para entrenar al loro




-Acerque su mano al loro: Cuando tratemos de acostumbrar a nuestro loro a colocar nuestra mano cerca de él, debemos cerciorarnos de acercarla con lentitud hacia él de tal modo que no se asuste. Es necesario darle a entender al loro que usted es una persona en la que puede confiar y que no le hará ningún daño. En el momento de acercar la mano hágalo con seguridad y actitud positiva, nunca con miedo. Al inicio puede que el loro comience a gritar o a tratar de morderlo por temor. En caso de que muerda, consiga un par de guantes gruesos de tal modo que no le cause daño con la mordedura. Realice este entrenamiento varias veces al día, los días que sea necesario hasta que el loro pierda el temor y acepte sin problemas e incluso disfrute que acerque su mano hacia él.

-Subir al loro en su mano: Un paso importante para mejorar la relación con el loro es hacer que se sienta cómodo estando sobre nuestra mano. Mediante la práctica de este ejercicio conseguiremos aumentar la confianza del ave en nosotros. Cuando estemos tratando de que el loro se suba a nuestra mano, debemos repetir la conocida palabra “Arriba” tantas veces como sea necesario hasta que el ave aprenda que la palabra “Arriba” significa que queremos que se suba y camine por nuestra mano. Si el loro tiene tendencia a morder podemos usar guantes nuevos para protegernos del pico. Para iniciar debemos colocar nuestra mano contra el vientre del loro en un movimiento claro pero lento. Seguidamente presionamos suavemente el vientre del ave mientras decimos “Arriba” para forzarla a que camine por la mano. Hay que repetir este paso todas las veces posibles con suavidad y tranquilidad. Este ejercicio puede ser hecho todos los días hasta que el loro camine por su propia voluntad sobre nuestra mano, lo cual sería un signo de confianza. 

-Hable con su pájaro constantemente: Una forma de relacionarnos con nuestro loro es hablándole. En un apartado anterior vimos como enseñarle a hablar a un loro, lo cual puede ser un proceso algo complejo dependiendo del individuo. Sin embargo esto refuerza bastante la relación entre el animal y su dueño, ya que el ave se siente acompañada y que le están dando la debida atención. Además, el ave se entretendrá mientras trata de aprender todo lo que le decimos, evitando al mismo tiempo que se aburra, condición que puede acarrear comportamientos indeseados en estos animales. Mientra le enseña, tenga a la mano golosinas para recompensar los progresos del loro, lo cual el sabrá apreciar y reforzará aún más la unión. Sea paciente, imagínese que se trata de un niño al que le está tratando de enseñar más vocabulario, el ave sin duda alguna avanzará con el tiempo, pero no se pueden esperar resultados milagrosos de la noche a la mañana. 



Una vez que hayamos completado con éxito estos tres ejercicios, habremos formado una base de confianza más sólida que nos permitirá corregir diversos comportamientos poco deseados en cualquier loro



0 comments:

Publicar un comentario