martes, 6 de marzo de 2012

El líder de la bandada



En la naturaleza, los loros suelen ser la presa de los depredadores, por lo cual deben aprender a evitar a estos. Debido a esto las bandadas de loros cuentan con jerarquías en las cuales los lideres guían a todos los individuos y les indican cuando y donde esconderse. Estas bandadas son manejadas por estos líderes, los cuales son considerados por los demás miembros como las “aves principales”, siendo estos los que están en las ramas más altas y los que consiguen las mejores parejas y los sitios de alimentación más adecuados. Los loros se agrupan en bandadas ya que adquieren la seguridad y la protección que brindan los grandes números de individuos. Cuando estas bandadas alzan el vuelo al mismo tiempo, para los predadores resulta más difícil concentrarse en una sola ave. Normalmente, el loro que se queda atrás y solo es comido, por lo tanto para estos animales el sentirse a salvo y seguro como parta de una bandada es muy importante. 

Un loro domestico también necesita sentirse cómodo y seguro con su bandada humana, ya que es algo que está en sus genes. No obstante, si el animal considera que nadie está a cargo en la bandada, naturalmente su instinto natural hará que trate de hacerse cargo de la situación y ser el líder. Después de todo, en su mente, el loro piensa que si nadie se hace cargo toda la bandada está en peligro por lo cual toma el control o desde nuestro punto de vista como humanos se torna en un animal incontrolable. Al igual que en otros animales, aunque no parezca lógico, el loro preferiría que sea un humano el que se encargue del liderazgo del grupo, por lo cual estrechará lazos con la persona que le brinde la guía más clara. 

El punto fundamental desde el punto de vista del loro, es que el líder humano de la bandada debe ser el protector de este y lo guiará de tal modo que asegure su supervivencia. Siendo los loros animales tan receptivos, son capaces de captar nuestros pensamientos y sentimientos, por lo cual comprenderán rápidamente y se sentirán más seguros con humanos que demuestren liderazgo. Probablemente, el liderazgo debamos establecerlo de forma física, sin llegar nunca al maltrato. Para esto, nuestra prioridad debe ser el entrenamiento con las manos y enseñarle al loro la técnica de Arriba/Abajo.

Primero debemos poner el pulgar sobre la palma de la mano manteniendo los dedos juntos, como si estuviéramos mostrando el número cuatro. Seguidamente colocamos la mano en una posición horizontal y la situamos cerca el pecho del loro diciendo al mismo tiempo la palabra Arriba. En este caso el objetivo es lograr que el ave se suba inmediatamente a la mano. Es importante mostrarse decididos pero siendo a la vez gentiles, hablando con claridad y asegurándose de que la mano está quieta y firme en lugar de temblorosa. Al igual que un apretón firme de manos, un movimiento con la mano que sea estable, decidido y gentil mientras se dice el comando Arriba, le demuestra al ave confianza y producirá resultados positivos. Una vez que el ave suba a su mano, prémielo con palabras y frases positivas como ¡que buen pájaro! o ¡bien hecho! Posteriormente coloque su loro de manera que el pecho esté paralelo a un soporte en forma de T y diga en el mismo tono de vos Abajo. Cuando el loro haga lo que queremos alábelo para que entienda que está haciendo bien las cosas. Este ejercicio debe ser repetido de 15 a 20 minutos, al menos dos a tres veces al día.

Las ordenes Arriba/Abajo suelen ser bastante eficaces, siempre que no le de mensajes confusos al ave. Por esto se recomienda que tenga en mente una imagen mental de su mascota haciendo lo que usted quiere. No obstante, si le da un mensaje confuso sin querer le dará el control al pájaro, como por ejemplo cuando le dice arriba pero teniendo la imagen en la mente de que el loro le dará un fuerte picotazo. En este caso el ave captará el miedo y su falta de seguridad. Esto hará que efectivamente el loro acabe dándole un mordisco. Los loros son muy receptivos y captan fácilmente el miedo, de tal modo que si el dueño está con temor lo sabrán inmediatamente y probablemente caben mordiendo al dueño.

Por medio de la técnica Arriba/Abajo el dueño puede controlar al loro con cariño y una vez que la haya aprendido bien, una simple mirada de desaprobación junto con la orden de Arriba puede restablecer el control en aquellas ocasiones en que el animal sufra de descontrol. Otra orden verbal que podemos enseñar al loro es “está bien”. Esta expresión le demuestra al loro que está sano y seguro y que no tiene nada que temer. Así mismo la palabra “bien” ayuda a que su loro se relaje y empiece a hacer algo. Otra orden que debemos enseñarle al animal es el “no”.




Es recomendable que el entrenamiento con las manos se les enseñe a todos los loros apenas puedan caminar. Todas las personas involucradas en el cuidado de los loros, sean los dueños, los criadores y los propietarios de tiendas de mascotas deben hacerse responsables del entrenamiento de los loros antes de vender estos animales de tal modo que vayan entrenados a su nuevo hogar.

0 comments:

Publicar un comentario