domingo, 15 de enero de 2012

Alimentación y nutrición de los loros


alimentación del loro

Si queremos que nuestros loros estén en estado óptimo y sean los mejores compañeros es importante brindarles una dieta balanceada. La salud de nuestras mascotas al igual que la nuestra depende de la nutrición, aspecto que debemos cuidar todo el tiempo. En primer lugar, la comida debe estar en buenas condiciones, nunca debemos darle a nuestro loro comida que no esté fresca, sobre todo si le damos semillas.

 Los elementos que deben incluirse en la dieta de nuestro loro son las semillas que contienen hidratos de carbono como la avena, el alpiste, el mijo y diversas semillas herbáceas. A las especies de mayor tamaño hay que añadir a esta lista semillas de girasol y maíz. Las semillas de girasol pueden darse a las especies de menor tamaño pero como un suplemento para su dieta. 

A los loros también se les puede alimentar con cañamote, pero al igual que con las semillas de girasol, el suministro de este alimento debe ser hecho con moderación, sobre todo con la especies de menor tamaño ya que se trata de semillas oleaginosas por lo cual pueden engordar al ave. Los loros de mayor tamaño disfrutan de alimentarse de todas las variedades de frutas de cáscara dura como las nueces, las avellanas, el maní y los piñones. Si se les brinda alpiste, avellana y mijo, estos deben estar debidamente humedecidos y germinados. Hay que tomar en cuenta que el germen de la semilla, además de las vitaminas A, B, D y E, también contiene importantes enzimas, cuyo valor es similar al de las vitaminas. Así mismo contienen minerales, oligoelementos, estimulantes del crecimiento y otros.

Para que nuestros loros estén sanos, es fundamental darles verduras frescas. Entre los alimentos esenciales de este tipo tenemos la lechuga, la espinaca, el diente de león, los ejotes, y otros. Es importante que las verduras suministradas estén frescas, ya que en caso contrario se corre el riesgo de producir trastornos intestinales en el ave. A los loros también se le pueden dar cualquier tipo de fruta de estación, como los plátanos, las uvas, los higos, los dátiles, la papaya, etc. 

Un alimento que no debería ser excluido de la dieta del loro es la zanahoria. Al contrario de lo que muchos dueños creen, a los loros también se les puede dar alimento animal, el cual les resulta provechoso sobre todo en la época de cría. En lugar de darles comida preparada, se les puede suministrar huevo duro, pan con alto contenido de huevo e incluso crisálidas de hormigas frescas. Un alimento muy popular y que a todos los loros les encanta es el pan seco empapado de leche, el cual siempre se van a comer. Los loros necesitan del calcio ya que este es un nutriente fundamental, por lo cual se recomienda darles cáscara de huevo triturada o un suplemento comercial de calcio. 

Finalmente, como conclusión final sobre este capítulo sobre alimentación de los loros se debe destacar que la salud de estos depende en gran medida de una dieta variable y lo más amplia posible. Así mismo no debe abusarse de los suplementos vitamínicos ya que estos más bien pueden ocasionarles graves problemas de salud. Una práctica común entre algunos dueños es darles a los loros de mayor tamaño comida para consumo humano. 

En sí esto no es perjudicial para el ave siempre y cuando se haya comprobado que el alimento le sienta bien a la mascota, sin embargo bajo ningún motivo hay que darle al loro alimentos demasiado salados o que contengan especias en exceso. Todos los loros tienen la inclinación a roer todo lo que esté a su alcance, por lo cual resulta necesario darles ramas verdes para que ejerciten el pico y lo mantengan aguzado. Lógicamente el grosor de la rama dependerá de la especie a que pertenezca el loro. 

En el caso de los loros que no tengan muchas inclinaciones a bañarse y sobre todo las especies más grandes, deben ser rociadas con cierta frecuencia con algún rociador o pulverizador de jardinería. Esto ayuda a la higiene del ave y las mantiene frescas.

0 comments:

Publicar un comentario