miércoles, 28 de diciembre de 2011

Gato Siamés

gato siamés

Historia


El gato Siamés proviene del antiguo reino de Siam, localizado en lo que ahora es Tailandia. Al parecer se trata de una de las razas más antiguas, ya que ha sido descrito desde 1350. Finalmente arribó a Europa en 1870 y a Estados Unidos alrededor de 1880. Estos gatos eran venerados en los templos antiguos de Siam y estaban entre los favoritos de la nobleza. Desde entonces se ha convertido en una de las razas de gatos más populares.


Apariencia física

El gato Siamés es un animal de tamaño mediano, con un cuerpo esbelto y extremidades largas. Posee una cabeza de forma triangular con un hocico fino y orejas puntiagudas y grandes. Los ojos tienen forma de almendra y son de color azul intenso.
El Siamés posee un pelaje corto y sedoso cuyos colores más comunes son el marrón y el beige en sus distintas tonalidades. En las extremidades, la cola, las orejas y la cara la coloración es oscura, mientras que en el resto del cuerpo es clara.

Temperamento

Los gatos Siameses generalmente son muy afectuosos y les gusta demostrarlo con frecuencia. No obstante para convivir con esta raza armoniosamente hay que acostumbrarse a sus constantes maullidos producidos ya sea por alegría o como consecuencia de estar en época de celo.
Es posiblemente el más sociable de los gatos domésticos. Generalmente estos animales gustan mucho de la compañía de su dueño y se mantienen principalmente en la misma habitación en que este se encuentre. Pueden convivir bien con otros animales.

Problemas de Salud y esperanza de vida

Entre los padecimientos más comunes que sufre el gato Siamés están el estrabismo (alteración del nervio óptico) y los nudos en la cola, producidos por una alteración en los cartílagos del esternón. En algunos casos también se produce hidrocefalia y carcinoma mamario. Cuenta con una esperanza de vida de 10 a 15 años.

Cuidados específicos

Esta raza no necesita de una atención demasiado rigurosa, solamente la normal que requiere cualquier gato. Su pelaje coro únicamente requiere un buen cepillado de vez en cuando para eliminar el pelo muerto acumulado.
Hay que tomar en cuenta que debido a su sociabilidad, al Siamés no le gusta estar solo y no soporta la indiferencia, por lo cual es bueno que tenga un compañero con quien jugar o al menos hay que tratar de acompañarlo en la medida de los posible.

0 comments:

Publicar un comentario