martes, 13 de diciembre de 2011

Gato Manx

el gato Manx


Historia

El gato de Manx pertenece al grupo de los gatos sin cola conformado oficialmente por siete razas. En realidad esta raza contempla dos variedades, siendo los primeros los "Stumpy" que poseen una cola pequeña que no alcanza más de 3 centímetros y los “Rumpy” que carecen por completo de cola y que más bien tienen un orificio al final de la columna vertebral.

Esta raza proviene de la isla de Man, localizada en las costas inglesas. Actualmente no se conoce bien el origen de la raza, solamente hay varias leyendas, algunas bastante absurdas que hablan de la cruza de gatos con conejos. Otras se relacionan con los antiguos fenicios e incluso con relatos bíblicos. La realidad con el gato de Manx es que la carencia de cola se debe a una mutación de un gen que afecta a toda la columna vertebral. La raza fue reconocida de forma oficial en la década de los años 30.

Apariencia física

El gato de Manx es un animal de apariencia redondeada y voluminosa. Su cabeza tiene forma redondeada y es robusta y cuenta con ojos grandes y brillantes cuya coloración va de acuerdo al pelaje. Sin embargo el rasgo más distintivo de este gato es su cola. Actualmente se aceptan cinco longitudes de cola si bien solo se aceptan las tres primeras para participar en los concursos:
  • Rumpy: Es un gato que carece totalmente de cola.
  • Riser: Esta variedad posee tres vertebras coccígeas sin ninguna cola.
  • Stumpy: Cuenta con 1, 2 o 3 vértebras móviles
  • Longy: Gato con cola pero de pequeño tamaño.
  • Tailed: Este gato cuenta con una cola normal


Esta raza además posee una asimetría en sus extremidades que la hace peculiar, las patas posteriores son más largas que las anteriores. Esto le confiere un movimiento curioso al correr, que recuerda en cierta medida a la de forma de correr del conejo.
El pelaje del Manx es corto y denso, con pelusa en abundancia. Con respecto al color, el estándar los admite todos, lo mismo que los dibujos.

Temperamento

El gato de Manx es bastante equilibrado y tranquilo. Generalmente dedica su afecto a un solo dueño a pesar de lo cual se llevará bien con los otros miembros de la familia, sobre todo con los niños, ya que solo en raras ocasiones pierde la paciencia. Cuando es molestado prefiere retirarse. Es un gato bastante cazador, ya que durante siglos se alimento a base de cazar roedores en su lugar de origen.

Problemas de salud y esperanza de vida

Con el gato de Manx se corre un riesgo de que aparezca un gen mortal durante los cruces. En caso de consanguineidad pueden nacer gatos con graves malformaciones congénitas que son irreversibles. Por esto se aconseja aparear al Manx con otras razas de gatos con cola como el Americano de pelo corto. Aparte de esto, suelen ser gatos muy sanos y longevos que pueden vivir en algunos casos hasta 20 años.

Cuidados específicos

El gato Manx no requiere de un cuidado excesivo, aparte de los cuidados que necesita normalmente todo gato, basta con cepillarlo de vez en cuando para quitar el pelo muerto acumulado.

0 comments:

Publicar un comentario