jueves, 10 de noviembre de 2011

Enseñar órdenes básicas al gato

No se puede entrenar a un gato para que, como sucede con el perro, obedezca órdenes específicas, pero necesita un entrenamiento básico para vivir en casa. El gato, al ser limpio y cuidadoso por naturaleza, aprende enseguida a usar la bandeja de deposiciones. El mantenimiento de un gato plantea muy pocas exigencias: en realidad, lo único que necesita es una alimentación periódica, aseo, una bandeja para hacer sus necesidades, atención sanitaria y un rincón donde instalar su cama y disfrutar de la siesta.

No obstante, es importante mantener una rutina diaria en el cuidado de nuestro gato, ya que éste se sentirá tremendamente desgraciado si se le ignora o no se alimenta bien. Todo esto hay que planificarlo cuidadosamente antes de traer el gato a casa; será más fácil para nuestra mascota adaptarse a su nuevo ambiente si previamente a su llegada ya disponemos de equipo básico.
Existen bandejas de deposiciones abiertas, o comunes, que deben ser colocadas en un sitio discreto; o bandejas cerradas, para los gatos tímidos.

Establecimiento de rutinas

El juego es una actividad fundamental para el desarrollo del gato, y en ella deberían participar todos los propietarios. Hay que intentar dedicar todos los días algún rato, 10 minutos por ejemplo, a jugar con nuestro gato. Esos juegos deben continuar cuando el gato se convierte en adulto.
Debemos proporcionar a nuestro gato alimentos nutritivos. La opción más segura y práctica son los alimentos preparados procedentes de fabricantes de confianza. Estos alimentos se pueden complementar con algún plato de comida fresca.
A los gatos les gusta dormir hasta 16 horas al día y deben disponer de un lugar tranquilo para su cama. No es bueno dejar que nuestro gato permanezca en la calla por la noche, ya que es cuando más accidentes se producen.

Aseo periódico: Nuestro gato, tanto si tiene pedigrí o callejero, necesita ser acicalado periódicamente. Se debe comenzar a asearlo tan joven como sea posible.

Un gato no hará nada que no quiera hacer; por tanto, el entrenamiento tendrá que ir encaminado a persuadir a nuestra mascota de que modifique su comportamiento natural. Debemos tener en mente que si un gato araña nuestro sillón favorito no es porque se porte mal: simplemente se cuida las uñas eliminando sus capas externas; algo parecido ocurre cuando marca su territorio con orina. 

Si queremos proteger nuestro mobiliario, tendremos que proporcionar al gato un poste para arañar. Cuando más joven sea el gato, más fácil resultará entrenarle para que utilice el poste. Podemos dar libertad a nuestro gato para que entre y salga de la casa colocando una gatera en la puerta; este dispositivo es fácil de instalar y la mayoría de los gatos aprenden a usarlo con rapidez. 

Entrenamiento: Cada vez que veamos que nuestro gato tiene intención de arañar algún mueble habrá que reñirle y, con suavidad, colocarle las uñas en el poste; se puede aumentar el atractivo de éste frotando en él un poco de hierba gatera. Los postes que se compran hechos presentan gran variedad de diseños.

La gatera se debe colocar a una altura a la que el gato pueda pasar con facilidad, a unos 15 cm de la base de la puerta. Para enseñar al gato a usarla se empieza dejándola entreabierta, poniendo un poco de comida al otro lado.

El gato aprenderá con rapidez a abrir la portezuela por sí mismo cuando quiera salir fuera. Resulta muy práctico instalar una gatera electromagnética para impedir que entren en su casa gatos extraños. La apertura de este tipo de portezuela sólo se puede activar con un imán, que se coloca en un collar elástico.

0 comments:

Publicar un comentario