sábado, 29 de octubre de 2011

La castración en el gato

La castración suele ser aplicada como un santo remedio que resolverá todos los problemas de tu mascota, pero la experiencia muestra que no es así. Esto no significa que no sea un procedimiento adecuado, pues sí que genera cambios en el comportamiento del animal. El punto es aplicarla cuando los problemas del animal estén relacionados con los comportamientos gobernados por hormonas sexuales.


En gatos machos la castración suele tener un 80% a 90% de eficiencia para solucionar los problemas más comunes de la convivencia con estos felinos. Este éxito se debe a que dichos problemas, el marcaje urinario, las peleas con otros machos y las salidas en busca de hembras, están todos vinculados al nivel de testosterona en sangre. El cambio suele ser casi inmediato, pero el comportamiento que querías eliminar puede volver, pero será con una frecuencia mucho menor que antes de la operación.

En gatas el único cambio de comportamiento en el que se recomienda la operación de los ovarios es el fin de los celos. Los celos de las gatas pueden ser increíblemente molestos debido a los aullidos tanto de ella como de los machos que acudirán a su llamado. El celo puede durar un par de semanas, luego se detendrá por unos cuantos días, volverá por otra semana y así hasta que haya terminado su ciclo (entre 21 y 29 días). Además, las gatas no tienen menopausia, por lo que el celo les llegará hasta el fin de sus días.

Otro punto a tener en consideración es que es muy difícil evitar que tu gata se escape y se cruce, a no ser que vivas en un edificio muy alto. Por lo que si no quieres tener gatitos y no la quieres operar, tienes que estar muy pendiente de ella. De todos modos, si deseas que tu gata no pierda esa experiencia en la vida, puedes solamente ligar sus trompas, pero ojo que eso es más bien una humanización del animal, pues somos nosotros los que disfrutamos del sexo sin procreación, no ellos.

Respecto a los perros machos, un 50% a 60% de los dueños dice que fue efectivo para solucionar su problema, es decir, la probabilidad de tener el resultado esperado es la misma de sacar sello al tirar una moneda al aire. Como mencioné al principio, esto no se debe a que la castración no tenga efectos, sino a que se usa como algo mágico que lo resolverá todo. Por ello debes saber que la castración será mucho más efectiva si la usas para problemas de marcaje, monta, "callejeo" y agresividad por dominancia, sea ante humanos o perros. Por otro lado, no tendrá efectos en agresiones por miedo, fobias, ansiedades o hiperactividad.

En hembras la operación de los ovarios no suele usarse como terapia de comportamiento, sino como control de natalidad. Pero sí es importante saber que al operar una hembra su nivel relativo de testosterona aumentará (por la baja en la producción de estrógeno), lo que puede aumentar su agresividad por dominancia. Por ello, jamás operen a una hembra si ya tiene un problema de agresividad con otros perros en el hogar, pues su problema solamente empeorará.

Por último, existe el mito de que una vez que el animal aprendió el comportamiento indeseado la operación será mucho menos efectiva, por lo que muchas personas piensan que no vale la pena operarlos una vez pasada la pubertad. La verdad es que no hay evidencia que compruebe este mito, pues no es el saber o no marcar el territorio lo que provocará la conducta, sino el deseo de hacerlo. Al castrar al animal baja muchísimo el nivel de hormonas que provocan el deseo de proteger el territorio, buscar hembras y, para los perros, buscar una posición elevada en la jerarquía, por lo tanto no temas en tomar esta decisión por miedo a que no resulte si tu mascota ya es adulta.

La única excepción es en hembras menores de 12 meses que ya tienen un comportamiento agresivo, donde la extirpación de los ovarios puede empeorar el problema. De todos modos, independiente de la edad de la perra, es mejor tratar el problema de agresividad antes de operarla o buscar otro método anticonceptivo.

Pueden encontrar más información sobre el tema en el siguiente artículo:

0 comments:

Publicar un comentario