jueves, 18 de agosto de 2011

Trastornos cutáneos en los gatos


En algunas oportunidades, observamos en nuestro gato, pérdida de pelo, alguna lesión en la piel, aseo nervioso o alguna otra manifestación que nos está indicando, que existe un problema que afecta la piel o el pelaje de nuestro felino. Puede tratarse de alguna afección de piel no parasitaria. Entre estos trastornos, se encuentran la dermatitis, abcesos, tiña, acné, que en la mayoría de los casos, responden bien al tratamiento.
Los principales síntomas de trastornos cutáneos son irritación, inflamación, pérdida de pelo y cambios en la zona de piel afectada. Si observamos que un gato deja de asearse, este puede ser un primer indicio de que el gato no está sano.

Abscesos:

Por lo general, los abscesos son originados por heridas o mordiscos de otros gatos producidos en peleas. Es una inflamación dolorosa, que se infecta y llena de pus. Las zonas más frecuentes en que aparecen abscesos son en la cara y los alrededores de la base de la cola. Si su mascota ha sido mordida, lo recomendado es llevarlo de inmediato al veterinario, quien suministrará el tratamiento adecuado.

Dermatitis:

La dermatitis, involucra diferentes problemas cutáneos que pueden ocasionar picazón, inflamación, resequedad, descamación de la zona afectada y también caída del pelo. La dermatitis puede ser producto de variadas afecciones, tales como alergias, incluyendo las reacciones a pulgas y sus excrementos, reacción a collares antiparasitarios, dermatitis solar, y muchas otras. El tratamiento de la dermatitis puede requerir antibióticos, antiinflamatorios, o compuestos hormonales. Con la consiguiente eliminación del factor que la produce, tal como eliminación de pulgas y otros parásitos externos, quitar el collar antiparasitario, o cambiar la alimentación. Cualquier tipo de dermatitis, debe ser tratada por el veterinario.

Tiña:

Es una infección cutánea producida por un hongo parásito que vive en las capas superficiales de la piel, provocando inflamaciones, caída del pelo, y mucha picazón. Los signos pueden ser difíciles de detectar, y van desde unos cuantos pelos rotos en la cara, hasta parches de piel escamosa en distintas partes del cuerpo. El tratamiento será determinado por el veterinario, y debe ser desinfectados los utensilios del gato, pues se contagia a otros perros y gatos, e inclusive puede ser contagiada a los humanos.

Tumor:

Un tumor cutáneo es una inflamación de la capa externa o interna de la piel, y puede ser de carácter benigno o maligno (canceroso), pudiendo extenderse con rapidez, produciendo hemorragias y ulceraciones. Ante cualquier bulto que observe en la piel de su gato, consulte de inmediato al veterinario.

Acné:

Si ! su gato también puede sufrir de acné. Este surge en la barbilla y el labio inferior, formando espinillas y granos y hasta pequeños abcesos en la piel. Naturalmente, sólo el veterinario tratará este problema.

Cola Grasienta:

Puede ocurrir debido a un exceso de producción de grasa de las glándulas sebáceas de la base de la cola. Es más frecuente en los machos sin castrar, y en los gatos de colores claros, puede producir manchas. Se aconseja consultar a su veterinario pues puede producir infecciones e irritaciones.

Aseo Nervioso:

El lamerse o asearse de forma nerviosa, puede provocar dermatitis y pérdida de pelo. Este es un problema de conducta, que puede ser consecuencia del aburrimiento, o un estado de ansiedad o estrés. Para conseguir la solución del problema, es necesario identificar la causa del estrés, y el veterinario dará algún tratamiento adicional que requiera.

Desequilibrios Hormonales:

Un gato esterilizado, puede sufrir pérdida de pelo; es típico que sea en los cuartos traseros y en el abdomen. Este diagnóstico debe ser realizado por el veterinario, quien prescribirá el tratamiento adecuado.


0 comments:

Publicar un comentario