martes, 23 de agosto de 2011

Castración y esterilización del gato

esterilización del gato

La vida con un gato pasa por la toma de múltiples decisiones; aquellas relacionadas con su sexualidad suelen ser las que más problemas o dudas nos provocan: ¿debe criar?, ¿será mejor esterilizarlo?, ¿engordará?... Como veremos a continuación, con un poco de información, las decisiones son mucho más sencillas.
Plantearse la castración de nuestros felinos normalmente se produce cuando el comportamiento sexual empieza a provocar algún que otro problema.

En el caso de los machos, el rey de los problemas es el marcaje con orina, con una orina de un olor especial que al olfato humano resulta desagradable. ¿Las hembras?; por su parte, las gatas en celo nos “regalarán” los oídos con incesantes quejidos, maullidos lastimeros y todo tipo de posturas y frotamientos.
Ante la aparición de estas singulares manifestaciones los propietarios deciden plantearse la posibilidad de intervenir quirúrgicamente a su animal para castrarlo. Aquí comienzan las dudas.

¿Pero no es necesario, incluso beneficioso, que la gata tenga una camada?
La respuesta es sencilla a la par que contundente: no. Este comentario popular que defiende el posible beneficio o la necesidad de una camada suele ser una de las principales causas de hiperpoblación y abandonos secundarios en nuestros animales de compañía.
Es importante, fundamental, dejar rotundamente claro que no es necesario que nuestra gata tenga una camada, no mejora su estado físico, ni “psicológico”; por el contrario, puede ser el origen de un conflicto familiar a la hora de decidir qué se hace con los cachorros cuando no tenemos donde “colocarlos”.

¿A qué edad se debe castrar a los gatos?

Si analizamos los hábitos de los países con una avanzada cultura y cuidado de las mascotas, comprobaremos que utilizan la castración precoz. Esto quiere decir que no es extraño que intervengan a los animales antes de los tres meses de edad; estamos convencidos de que para muchos de nosotros esta medida puede parecer exagerada o innecesaria. ¡Pero no!, entre otras razones, porque se ha comprobado que adelantar el momento de la castración a estas edades no provoca ningún problema al animal en lo que se refiere al crecimiento o al comportamiento, pero sí favorece su estado sanitario, tanto el actual como el futuro.

¿Engordan después de la castración?

Podemos decir que engordarán si no aplicamos las medidas necesarias para evitarlo...
El animal, macho o hembra, tras la castración, tiene una clara tendencia a aumentar de peso; los cambios hormonales provocados por la extirpación de los ovarios (hembras) o de los testículos (machos) afectan en la utilización por parte del organismo de los nutrientes. Es decir, parece totalmente consensuado que tras la intervención quirúrgica, a los felinos “les sienta estupendamente la comida” y tienden a engordar. Pero también es cierto que evitar esta tendencia al sobrepeso tras esta cirugía es fácil, muy fácil.
La alimentación para nuestros gatos nos ofrece alimentos para las distintas edades, distintas razas, animales que viven en el interior o en el exterior del hogar... También nos ofrece alimentos para animales castrados de distintas edades.
Estos alimentos, aparte de controlar el aumento de peso (por su reducido contenido en energía), favorecen el control de los problemas urinarios (cálculos y cristales); asimismo, favorecen el control de la placa dental y el sarro, incluso facilitan la eliminación de las bolas de pelo.
Si utilizamos estos alimentos tras la castración y fomentamos el adecuado juego del animal, podremos estar seguros de que nuestro amigo sólo recibirá aportes positivos tras la extirpación de sus gónadas.

¿Cambian su carácter después de la cirugía?

Tras múltiples estudios se puede afirmar que no existen cambios relevantes de comportamiento tras la cirugía; nos referimos a cambios “a peor”, ya que cambios “positivos” si se producen.
Un macho castrado disminuirá su interés por el vagabundeo, por acceder al exterior, si el tipo de vivienda lo permite. Este menor número de salidas a su vez recorta la posibilidad de lesiones por peleas con otros animales, accidentes y el contagio de múltiples enfermedades.
A su vez, un macho castrado reducirá sustancialmente su comportamiento de marcaje con orina... Decimos que reducirá porque no podemos asegurar una eficacia total, en todos los gatos castrados; lo que sí es cierto es que cuanto antes se realiza la castración (precoz) mejores resultados proporciona frente al problema del marcaje.
Por su parte, una hembra castrada precozmente reduce casi totalmente la posibilidad de padecer tumoraciones mamarias en la edad adulta y no tendrá jamás problemas ováricos ni infecciones en los cuernos uterinos (piómetra)...
El carácter del animal no cambia “a peor” con la castración; su salud se beneficia con este sencillo acto quirúrgico.

¿La operación tiene riesgos?

Como toda intervención quirúrgica, la castración tiene un cierto riesgo, principalmente debido al uso de los anestésicos.
La realidad es que estas cirugías pueden (tanto en macho como en hembras) ser considerada “rutinarias” en cualquier clínica veterinaria y que los problemas aparecidos son excepciones.El macho sólo “sufre” un pequeño corte en la bolsa testicular que no requiere de la aplicación de puntos. A su vez, una vez que se ha despertado de la anestesia, su vida es prácticamente la misma que antes de la intervención.
En el caso de las hembras la cirugía es un poco más compleja que en el caso de los machos, pero en unos días la vida del animal retorna a la normalidad.

Nota: Es frecuente que en la clínicas veterinarias se utilicen los términos castración para los machos y esterilización para las hembras. Sin embargo, en honor al rigor léxico de nuestro idioma, extirpar los órganos genitales es exclusivamente castrar, lo que siempre produce esterilización, obviamente. En cambio, existen métodos de esterilización que no conllevan la castración, tal es el caso de la vasectomía y la ligadura de trompas, si bien no suelen realizarse en los animales. Dicha diferenciación se debe al deseo de querer traducir los términos ingleses “neuter” para los machos y “spay” para las hembras.

0 comments:

Publicar un comentario