domingo, 19 de junio de 2011

Rutinas Básicas de los Gatos


No se puede entrenar a un gato para que, como sucede con el perro, obedezca órdenes específicas, pero necesita un entrenamiento básico para vivir en casa. El gato, al ser limpio y cuidadoso por naturaleza, aprende enseguida a usar la bandeja de deposiciones. El mantenimiento de un gato plantea muy pocas exigencias: en realidad, lo único que necesita es una alimentación periódica, aseo, una bandeja para hacer sus necesidades, atención sanitaria y un rincón donde instalar su cama y disfrutar de la siesta. No obstante, es importante mantener una rutina diaria en el cuidado de nuestro gato, ya que éste se sentirá tremendamente desgraciado si se le ignora o no se alimenta bien. Todo esto hay que planificarlo cuidadosamente antes de traer el gato a casa; será más fácil para nuestra mascota adaptarse a su nuevo ambiente si previamente a su llegada ya disponemos de equipo básico. 
Existen bandejas de deposiciones abiertas, o comunes, que deben ser colocadas en un sitio discreto; o bandejas cerradas, para los gatos tímidos.

Establecimiento de rutinas.

El juego es una actividad fundamental para el desarrollo del gato, y en ella deberían participar todos los propietarios. Hay que intentar dedicar todos los días algún rato, 10 minutos por ejemplo, a jugar con nuestro gato. Esos juegos deben continuar cuando el gato se convierte en adulto.
Debemos proporcionar a nuestro gato alimentos nutritivos. La opción más segura y práctica son los alimentos preparados procedentes de fabricantes de confianza. Estos alimentos se pueden complementar con algún plato de comida fresca.

A los gatos les gusta dormir hasta 16 horas al día y deben disponer de un lugar tranquilo para su cama. No es bueno dejar que nuestro gato permanezca en la calla por la noche, ya que es cuando más accidentes se producen.
Aseo periódico. Nuestro gato, tanto si tiene pedigrí o callejero, necesita ser acicalado periódicamente. Se debe comenzar a asearlo tan joven como sea posible.

Juegos agresivos de los gatos

El comportamiento inadecuado de juego normalmente se observa en los gatitos que fueron separados de sus madres en edad temprana; muchos de ellos fueron criados con alimentación artificial, y no aprendieron a controlar la intensidad de su juego. 

Una gata madre castigará a su crío que juega demasiado rudo. Los dueños en cambio tienen miedo de dañar al gatito al obligarlo a disciplinarse; sin embargo los gatos que demuestran su amistad saltando y agarrando con sus garras a las personas son potencialmente peligrosos.

Ignorar este comportamiento puede llevar a la agresividad de juego. Con su agresividad los gatos pueden causar daños severos. Simplemente recuerde que para curar a las personas que sufrieron ataques de gatos se gastan unos 25 millones de dólares al año.
Si al detectar los primeros signos de juegos inadecuados se implementan accesorios con pistolas de agua, sirenas o silbidos, este comportamiento puede ser detenido. Sin embargo para corregir el comportamiento inadecuado es muy importante combinar los estímulos desagradables para los animales con estímulos positivos.

Muchas veces los dueños no entienden cómo hacerlo. Cuando un gato propenso a juego inadecuado se comporta muy bien, muy pocos dueños premian este comportamiento. Sin embargo cuando el gato se comporta de esta forma (incluso cuando está durmiendo) se le debe indicar que su comportamiento es el ideal, acariciarlo, masajearlo.

Si el gato está durmiendo y al acariciarlo no se asusta, estas caricias van a ser un buen premio por su comportamiento relajado. Además, cada vez qué el gato juega cuidadosamente (esconde las garras, no muestra los dientes), debe ser premiado por alabanzas, amor, atención y algo rico.
El dueño no debe seguir el juego agresivo del gato usando sus manos. También se deben evitar los castigos agresivos. Esto puede incrementar el comportamiento agresivo. No se debe enseñar a un gato a cazar la mano de una persona y atacarla. La promoción de los ataques de animales a las partes del cuerpo humano aumenta la probabilidad de comportamiento agresivo.

Es importante que el dueño sepa que los gatitos separados de la madre en edad temprana son propensos a desarrollar este tipo de comportamiento. Las investigaciones indican que los juegos adecuados de los gatitos son un sólido signo de que al crecer su comportamiento social será normal tanto hacia las personas como otras mascotas. De esta forma cuando el gato intenta rasguñarlo o morderlo es suficiente demostrar el susto y alejar la mano. No hay necesidad de castigar al gato físicamente. 

Si el gato es joven es suficiente asustarlo soplándole en la nariz. Es fácil ensenar al gato que se puede jugar bruscamente con los juguetes, pero no con las personas. Para lograrlo puede arrastrar un juguete y dejar que el gato juegue con él. Mientras el gato está jugando activamente con el juguete se debe acariciarlo, demostrando que se está comportando de la manera correcta. No hace falta usar comida para premiarlo. Sin embargo si las caricias no tienen ninguna reacción, darle su alimento favorito puede acelerar el proceso de formación de este comportamiento relajado que debe demostrarse al sentir el contacto con la mano humana.

0 comments:

Publicar un comentario