lunes, 23 de mayo de 2011

Medicina deportiva canina

medicina deportiva canina

Con el fin de asegurar el mejor cuidado médico para nuestro perro deportista debemos tomar en cuenta los siguientes aspectos básicos:
  • Un entendimiento básico del rendimiento del metabolismo.
  • Un conocimiento completo de la anatomía canina.
  • Un conocimiento profundo de la fisiología del perro y de los fundamentos de los cuidados médicos que este requiere.

Filosofía de la medicina deportiva canina

El perro de trabajo y el perro atleta requieren un punto de vista medicamente hablando diferente al del perro de compañía normal. Las metodologías probadas en el pasado se han mostrado usualmente inadecuadas para establecer los niveles de rendimiento requeridos por los estándares de hoy en día. Con el fin de lograr las condiciones médicas adecuadas para que el perro logre el mejor desempeño posible, el veterinario debe poseer un conocimiento bastante completo de la fisiología y las demandas sicológicas puestas sobre los perros deportistas. Los entrenadores y los dueños por su lado también deberían poseer un entendimiento de las demandas fisiológicas que sufren sus perros con el fin de brindarles el mejor cuidado posible. 

El mutuo entendimiento constituye la base de una relación de sinergia entre el dueño y el veterinario que puede brindar los mejores resultados en cuanto al rendimiento del perro. Por lo tanto es necesario que tanto el dueño como el veterinario trabajen conjuntamente para desarrollar el mejor entrenamiento, condicionamiento, plan nutricional, cuidado médico y programas de crianza basadas sobre todo en las necesidades del perro de alto rendimiento.

El campo de la medicina deportiva canina, pre-rendimiento y post-rendimiento, ambas de igual importancia.
Pre-Rendimiento
Esta área de la medicina canina incluye condicionamiento y entrenamiento para obtener máximo desempeño, además incluye prevención de enfermedades y lesiones. Sus áreas de influencia básica incluyen:
  • Genética.
  • Entrenamiento.
  • Acondicionamiento.
  • Nutrición.
  • Prevención de lesiones.

Post-Rendimiento

La medicina deportiva post-rendimiento incluye los tratamientos y terapias adecuados para tratar una lesión y el consecuente programa de rehabilitación que le permitirá al perro atleta retornar a la competición de alto rendimiento de forma segura y eficiente. Sus principales áreas de influencia son:
  • Nutrición.
  • Cuidado medico.
  • Tratamiento de lesiones.
  • Rehabilitación.
  • Reacondicionamiento.

Principales inhibidores del rendimiento de los perros deportistas
Existen tres condiciones generales que afectan de manera negativa el rendimiento del atleta canino:
  • Fatiga.
  • Dolor.
  • Sicología.

Fatiga

En el momento que la fatiga comienza, empieza lógicamente a disminuir el nivel de desempeño del perro. La energía y la concentración se desvían de la actividad y son usadas por el cuerpo para mantener la funcionalidad. Para minimizar los efectos de la fatiga el dueño y el entrenador deben diseñar un programa de acondicionamiento de modo que se adapta al tipo de trabajo o de evento deportivo en el que su perro compite. El programa debe tomar en cuenta la genética (cría), entrenamiento, condicionamiento, nutrición y el cuidado médico que ha tenido el perro.

Dolor

Los efectos del dolor en el desempeño del perro normalmente no son notados. El perro tiene la habilidad de minimizar el dolor mediante la alteración del movimiento del cuerpo de tal modo que la anormalidad puede pasar desapercibida para el ojo poco experto. Este movimiento alterado creado por el dolor como causa primaria ocasiona a su vez fuerzas alteradas en el resto del cuerpo del perro. En el atleta canino o el perro activo, estas fuerzas anormales pueden dar inicio a problemas secundarios y terciarios en el andar del animal. En algún punto de esta cadena de eventos, el daño ocurre y una lesión grave puede ser el resultado.

Sicología

Si el impulso de competir no está realmente presente en el perro, no importará que tipo de entrenamiento o condiciones tenga el perro ya que lo más probable es que nunca logre un desempeño al 100% de su potencial. Este comportamiento sicológico puede deberse a la genética del animal, a su entrenamiento o puede tener un origen médico. Tanto el dolor como la fatiga pueden alterar la sicología o el impulso de un atleta canino. En algunas ocasiones la voluntad de rendir podrá sobrepasar estas condiciones. 

Esto puede ser bueno para un solo evento en el cual participe el can, pero puede forzar al cuerpo de éste a pasar los límites normales lo cual sin duda alguna afectará el rendimiento futuro del atleta. Los efectos de la fatiga o el dolor actuarán para desviar la atención del perro lejos del desempeño competitivo que debería tener, es decir que serán una grave distracción. Antes de iniciar cualquier terapia de comportamiento para el animal, los problemas médicos deben ser resueltos primero.

0 comments:

Publicar un comentario