viernes, 1 de abril de 2011

Parásitos internos del perro

Los parásitos internos en los perros, son un padecimiento más común de lo que muchos creen, por lo cual el control adecuado de los mismos es muy importante, principalmente en los cachorros que son más delicados. Es necesario controlar los parásitos de los perros, no solo por el problema de salud que les ocasiona, sino también por el hecho de que algunos de ellos se pueden transmitir a las personas. Para poder combatir los parásitos internos de los perros es necesario conocerlos, saber que síntomas producen en la mascota y como eliminarlos. Por eso, es importante que busque la ayuda de un buen veterinario que le aconseje acerca de que tratamiento es el más recomendable para su perro.

A continuación se detallan los parásitos intestinales más importantes del perro:

Gusanos redondos

Estos parásitos también se denominan sacáridos, siendo el más frecuente en el perro el Toxocara canis. Son gusanos largos, de forma redonda, cuya apariencia es similar a la de un “spaghetti”. Pueden producir diarreas, sobre todo en los cachorros una vez se instalan en los intestinos. No obstante, en ocasiones pueden viajar hasta el sistema respiratorio donde causan tos. En los adultos el vomito se produce si la presencia de gusanos es muy alta.
El contagio se produce por medio del contacto con los huevos presentes en las heces de otro perro que este contagiado con el parasito. También pueden ser transmitidos a los cachorros durante el parto o por medio de la leche materna que les da su madre. Es importante controlar a este parasito ya que puede transmitirse a las personas y causar una grave enfermedad llamada “Larva migrans”, en la cual la larva se desplaza por todo el cuerpo de la persona. Este padecimiento puede ser importante en los niños, por lo cual se debe desparasitar constantemente al perro y tener una estricta higiene con él.

Gusanos planos

Estos parásitos son bastante frecuentes y entre ellos destaca el Dipylidium caninum. Son gusanos de forma plana y cortos, que se asemejan bastante a granos de arroz. Se transmiten principalmente a través de los huevos presentes en las pulgas, si bien en ocasiones los perros los pueden adquirir si se comen un conejo, un pájaro o un roedor. El contagio se puede dar también a través de las heces de perros infestados, si bien en este caso se encuentran más que todo, individuos adultos y casi nunca huevos.
Con este parasito, es importante controlar las pulgas en el perro y en el ambiente en que vive este.
Además del Dipylidium caninum hay otro parasito que pertenece a los gusanos redondos, el Echinococcus spp. No es tan común en los perros, sin embargo hay que tomarlo en cuenta ya que puede pasar al ser humano y producir un importante padecimiento conocido como quiste hidatídico. Por este motivo, la correcta desparasitación del perro es un asunto de importancia.

Gusanos con ganchos

Los gusanos con ganchos viven en el intestino de los perros, adheridos a la pared del tejido intestinal por medio de una especie de ganchos. Los más comunes son el Uncinaria spp. y el Ancylostoma spp. No obstante, estos parásitos son mucho menos frecuentes que los gusanos planos y los gusanos redondos. Una vez que infectan al perro, producen diarrea, la cual muchas veces viene con sangre.
Estos gusanos se dedican a succionar la sangre en el intestino, lo que puede ocasionarle anemia marcada al perro. En caso de infestaciones graves, los cachorros pueden incluso morir. Al igual que con otros parásitos internos, el contagio se produce por medio del contacto con heces contaminadas con huevos. Al igual que con los gusanos redondos, puede haber contagio de la madre a los cachorros durante el parto y a través de la leche materna.

Trichuris vulpis

Este es un parasito muy común que se aloja en el intestino del perro, el cual presenta una forma que recuerda a un látigo enrollado. Puede provocar diarrea con presencia de sangre fresca, la cual puede venir acompañada de vómitos. En ocasiones es difícil de diagnosticar ya que no es sencillo localizar los huevos en las heces durante los exámenes. El contagio se produce a través del contacto con las heces infectadas, por lo cual se debe controlar las condiciones de higiene en el ambiente donde vive el perro, ya que los huevos de este parasito son muy resistentes. Se debe aplicar de forma constante desinfectante.

Strongyloides stercolaris

No es común que este parasito infecte perros que viven solos, sin embargo infecta más a menudo a cachorros que viven en grupos grandes. El contagio del Strongyloides stercolaris se produce por medio del contacto con las heces de perros infectados. Normalmente produce apatía en el perro y diarreas constantes. En ocasiones también puede ocasionar problemas respiratorios debido a que los parásitos migran del intestino a los pulmones.

Coccidias

En la mayoría de los individuos adultos, las coccidias no ocasionan problemas, no obstante pueden provocar diarreas severas en los cachorros y algunos perros adultos. Es frecuente que esté presente en los cachorros que vienen de tiendas de mascotas, de las perreras, de las unidades de sociedades protectoras, de la calle y de criadores poco cuidadosos. No resulta conveniente efectuar tratamientos preventivos en los perros, por lo cual deben tratarse solo los animales a los que se ha diagnosticado el parasito, lo cual se debe en parte a que el tratamiento puede resultar muy extenso.

Giardias

Las giardias son parásitos microscópicos que ocasionan diarreas en nuestros perros. Este parasito pude transmitirse a las personas, si bien aun no se conoce totalmente el mecanismo de contagio. Entre los perros, el contagio se da por la presencia de larvas en las heces de los animales infectados. Estas larvas están presentes en forma de quistes que son eliminados del cuerpo del perro a través de sus heces. Hay que mencionar que estos quistes pueden sobrevivir durante largos periodos de tiempo, sobre todo si están en agua empozada.
El síntoma más común de la giardia es la presencia de diarrea constante y en ocasiones la presencia de sangre fresca en la heces. Con este parasito no se deben hacer desparasitaciones preventivas, al igual que con las coccidias, únicamente se deben tratar los perros infectados.

Actualmente existe en el mercado una vacuna contra este parasito que resultado muy eficaz para su control, por lo cual se recomienda que le pregunte al médico veterinario acerca de si es buena idea aplicar esta vacuna en su perro.

0 comments:

Publicar un comentario