jueves, 7 de abril de 2011

Osteoartritis canina

artritis canina

Se define la osteoartritis canina como una enfermedad crónica que afecta las articulaciones del perro causando un fuerte dolor a la vez que disminuye la flexibilidad de la articulación que la padece. Ambos síntomas combinados pueden producir un círculo vicioso que contribuye a agravar el problema. Este padecimiento puede afectar cualquier articulación, aunque se manifiesta más comúnmente en la cadera, la columna, la rodilla y el codo.

Esta enfermedad puede ser prevenida si se sigue un estricto control por parte del veterinario. El perro debe acudir a revisión periódica desde los seis años de forma obligatoria. No obstante, no es raro que la enfermedad se presente en ejemplares más jóvenes. En estos casos la osteoartritis está asociada con otras enfermedades de carácter congénito e incluso con traumatismos severos. Al igual que con otras enfermedades, ciertas razas tienen mayor predisposición a desarrollar la enfermedad, sobre todo las razas grandes como el san Bernardo, los mastines, los rottwellers, los gran danés y otros.

Esta enfermedad puede manifestarse con distintos grados de intensidad, lo cual depende de varios factores. Dependiendo de la gravedad y del tipo de síntomas clínicos, el veterinario se puede encontrarse con tres fases de la enfermedad, a saber: osteoartritis leve, osteoartritis moderada y osteoartritis grave. Los perros pertenecientes a razas de gran tamaño tienden a sufrir los problemas más graves de osteoartritis con mayor frecuencia. Dependiendo del estado de avance en que se encuentre la enfermedad, la osteoartritis presenta los siguientes síntomas:

Osteoartritis leve

• Perro presenta cojera leve y alteraciones moderadas al desplazarse.
• Las articulaciones pierden movilidad y se vuelven más rígidas.

Osteoartritis moderada

• La cojera del perro se hace evidente y se acompaña de pérdida de masa muscular.
• Perro sufre de dolor cada vez que se incorpora.
• Dificultad evidente para realizar ejercicios, aun los moderados.

Osteoartritis grave

• El perro presenta dolor intenso y una incapacidad funcional grave.
• La atrofia muscular se hace más evidente.
• Dolor al palpar las articulaciones.
• Las articulaciones suenan cuando el perro se mueve (Crepitacion articular).
• Incapacidad funcional severa.
• El perro se muestra decaído y permanece postrado.

Al ser la osteoartritis una enfermedad asociada con el proceso de envejecimiento del perro, los dueños cometen el error de pensar que el perro no debe ser tratado. Esto únicamente ocasiona que la enfermedad empeore, lo cual le causa más dolor al perro y agrava su condición. Por este motivo es vital brindarle al animal un tratamiento veterinario de alta calidad. A esto hay que sumar un control dietético eficaz y la realización de una rutina de ejercicio que rehabilite al perro.

También se puede aplicar tratamiento farmacológico con el fin de reducir la rigidez de las articulaciones y el dolor. En este caso se emplean medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Como en toda enfermedad se debe actuar con prontitud para limitar su desarrollo.
El tratamiento farmacológico reduce el dolor y la rigidez articular. Para lograrlo se utilizan los antiinflamatorios no esteroideos. Como con cualquier otro padecimiento, actuar en las primeras fases de la enfermedad reduce su desarrollo significativamente. Por eso debe preguntarle a su médico veterinario cuál es el mejor tratamiento para su perro y siempre tenga en cuenta que existen diferentes tipos y que algunos son más adecuados que otros para tratar las diferentes etapas de la enfermedad, de acuerdo a la raza.

Actualmente se están empleando protectores especiales que sirven para retrasar el deterioro de las articulaciones producido por la osteoartritis.
Una circunstancia que empeora esta enfermedad es la obesidad, por esto el perro siempre debe estar bajo un régimen de ejercicio moderado, la cual resulta muy útil para tratar la osteoartritis y lógicamente para la salud general de su mascota. Para tratar la enfermedad se usan terapias de rehabilitación basadas en ciertos ejercicios los cuales contribuyen a mejorar el funcionamiento de las articulaciones. La actividad física ayuda a que los animales enfermos recuperen la masa muscular que han perdido y sirven para mejorar los procesos fisiológicos de las articulaciones, reduciendo el avance de los procesos degenerativos y devolviendo algo de la flexibilidad perdida.

0 comments:

Publicar un comentario