viernes, 1 de abril de 2011

Enfermedades periodontales del perro

El mal aliento es un problema común en los perros que además de presentar un olor desagradable, puede ser el indicativo o signo de una enfermedad. Las razas de perro pequeñas tienden a presentar más a menudo el problema por diversos factores como la mayor acidez de su saliva, dientes más chicos y pegados que causan que el alimento se quede pegado y el hecho de que normalmente suelen ser alimentados con comida casera que es uno de los mayores causantes del sarro dental en los perros.

¿Cómo se produce el sarro en los perros?

En un inicio el sarro se produce con una placa bacteriana a la cual se le agregan restos de comida que son descompuestos por las bacterias. A partir de estos elementos se produce el mal olor que puede ser percibido incluso a metros de distancia. Poco a poco el sarro se va acumulando entre los dientes y baja la encía, haciendo que esta última se inflame, se ponga roja y se retraiga, lo cual se conoce como gingivitis. Además, también se va reabsorbiendo el hueso dental, lo cual va debilitando la unión del diente con la mandíbula, lo que puede causar la perdida de piezas dentales. A esta enfermedad provocada por la combinación de sarro, materia orgánica, gingivitis y demás se le conoce como enfermedad periodontal.

Una vez que el sarro está formado, solamente no se puede retirar mediante el cepillado de los dientes ni modificando la dieta por lo cual se debe emplear instrumentos similares a los empleados con los humanos. La técnica más moderna que se usa en la actualidad consiste en ultrasonido el cual fracciona el sarro sin dañar el esmalte de los dientes. Posteriormente se pule la superficie de la pieza dental hasta dejarla lisa y totalmente limpia.

En los casos donde el padecimiento es severo, se pueden perder piezas dentales durante el procedimiento de limpieza debido a que son dientes que están sujetos solamente por el mismo sarro y que ya dejaron de ser funcionales y pueden ocasionar la formación de abscesos o infecciones más severas a la mandíbula.

Tratamiento del sarro canino

Todo el procedimiento de limpieza de los dientes del perro no toma más de 40 minutos, pero se debe realizar bajo anestesia general ya que el perro lo más probable es que sienta miedo y se niegue a cooperar. Debido al miedo a la anestesia general, muchos dueños se niegan a que su perro se someta a este tratamiento, sin embargo hay que mencionar que antes de aplicar la anestesia se realizan estudios para verificar si el perro reaccionara o no negativamente a esta sustancia. Normalmente, días antes del procedimiento se da un tratamiento con antibióticos y en caso de que el perro sea un paciente de alto riesgo se lo duerme con anestesia inhalada para después aplicar inmediatamente el ultrasonido y la limpieza mediante un micro motor. De esta forma se disminuye el tiempo que el perro pasa anestesiado con lo cual se reducen los riesgos que conlleva el uso de anestesia general.

Prevención del sarro canino

El sarro canino puede ser prevenido si se siguen los siguientes consejos:

Cepillado dental. El cepillado dental es sin la menor duda la mejor acción preventiva para evitar la aparición de la enfermedad periodontal. Actualmente existen cepillos para perros que cuentan con diferentes formas, tamaños y texturas, de acuerdo a la raza. Solamente se necesitan tres cepillados por semana para controlar exitosamente la aparición del sarro. No debe emplearse nunca pasta de dientes para humanos ya que si el perro la traga le puede producir lesiones en el estomago. Por este motivo en el mercado hay pastas de dientes para perros que son totalmente inofensivas y tienen un sabor agradable para el can, lo cual facilita la labor del dueño.

Alimentación. La nutrición basada en alimento seco tipo croqueta es una de las principales recomendaciones que se les hace a los dueños para evitar el sarro en sus perros. Ahora existe alimento que ha sido desarrollado para reducir la formación del sarro. Los perros que solo comen alimento casero o en lata, tienen alta incidencia de formación de sarro en sus dientes.

Carnaza. Al inicio, la carnaza puede ayudar a limpiar los dientes cuando el perro pasa mordiéndola durante largo rato, sin embargo al cabo de los minutos se pone blanda y pegajosa, por lo cual ya no sirve de mucho. Ahora existen carnazas que cuentan con un sistema enzimático que ayuda a disminuir la materia orgánica en los dientes. Si a su perro le gusta la carnaza, asegúrese de conseguirle una que cuente con este sistema enzimático.

Juguetes. Las veterinarias casi siempre cuentan con un amplio repertorio de juguetes para perros entre los cuales el dueño puede escoger alguno hecho de hule que le pueda servir al perro para limpiar los dientes. Este juguete debe tener espacios y salientes de tal modo que el perro pueda enterrar en él sus dientes y se vayan limpiando conforme el perro siga mordiendo. Una buena opción son los huesos de hilo, los cuales deben ser botados una vez que los hilos se estén cayendo o este flojos.

Se debe tener en mente que existen otros padecimientos que pueden producir el mal aliento en los perros como la diabetes, problemas renales y parásitos entre otros, por lo que es necesario visitar al médico veterinario para determinar lo que está ocasionando el problema.

0 comments:

Publicar un comentario