viernes, 22 de abril de 2011

El rastreo canino

El adiestramiento de los perros para rastreo, empleados en labores búsqueda y rescate por ejemplo, es uno de los más especializados del mundo canino. Por medio del entrenamiento, estos perros llegan a convertirse en verdaderas extensiones de los guías.
Sobre todo al inicio, la manera en que son entrenados estos animales es muy similar a la empleada para adiestrar a cualquier otro can, simplemente se recompensan las acciones correctas mientras se va aumentando progresivamente el nivel de dificultad.

No obstante, la forma de entrenar a un perro de rastreo no es exactamente igual a la empleada con un perro mascota normal, si bien los perros de rastreo suelen ser también perros mascota. Un perro de este tipo no solo tiene que responder perfectamente y al instante a las órdenes de su guía, también es necesario que cuente con la capacidad de tomar decisiones propias en relación a sus labores de búsqueda. Su relación con su guía debe ser tan cercana, que realmente el perro y el humano sean un equipo bien complementado.

En el transcurso del proceso de adiestramiento, se hace que los perros busquen personas que simulan estar enterradas bajo nieve o escombros, lo cual depende de la especialidad del perro. Estos entrenadores especiales se conocen como los "cuerpos" y conocen muy bien su trabajo y deben hacerlo muy bien ya que son una parte muy importante del entrenamiento del animal. Cada vez que el perro de rastreo encuentra a un "cuerpo", éste y el guía recompensan al perro que sea divertido para el animal. Normalmente se trata de un juego de tira y afloja con el juguete favorito del perro.

Obviamente, los perros buscadores de cadáveres y los de búsqueda acuática no reciben ningún premio en forma de juego de parte del "cuerpo", debido a que no se emplean personas vivas durante el proceso aprendizaje de estos canes. Estos perros de búsqueda, son entrenados principalmente para localizar restos humanos, por lo cual son recompensados únicamente por su guía. Siempre debe ser un juego para el perro, para que este lo encuentre divertido y le guste hacerlo, por más macabra que sea la actividad que realiza.
Una creencia popular acerca de los perros de cadáveres es que son alimentados con carne humana. Aunque pueda parecer absurdo hay gente que de verdad cree eso. Es una idea totalmente falsa e infundada.

En realidad, los perros que buscan cadáveres, personas vivas, explosivos o drogas lo hacen simplemente por la recompensa que reciben al encontrar lo que se les ha pedido que busquen, en este caso particular de perros, los restos humanos. Para ellos simplemente es un juego, el cual se basa en antiguos instintos aún muy presentes en estos animales
Por otra parte, los perros de rastreo que son usados para seguir prófugos por ejemplo, o encontrar personas perdidas en un bosque o en zonas de desastre, son entrenados para seguir pistas olorosas por trayectos que empiezan siendo muy cortos y terminan siendo tan largos que su seguimiento puede tomar horas y a veces días. Al igual que en cualquier otra actividad que involucra perros, existen muchas formas de entrenar a estos animales, pero es muy frecuente empezar usando comida como elemento de búsqueda y, al mismo tiempo como medio de recompensa. Luego, la recompensa varía y se aprovecha el impulso de presa de los perros, a los cuales les encanta el juego.

Como es lógico de suponer, no es necesario enseñarles a los perros como ventear o a rastrear ya que es algo que saben hacer por naturaleza. En este caso la preguntar seria, ¿Por qué hay que entrenar al perro de rastreo? La realidad es que este entrenamiento es necesario para que el perro se concentre en lo que está buscando y a la vez logre comunicarse con el guía cuando tiene que informarle sobre algún hallazgo.
Junto con el entrenamiento dedicado a mejorar y guiar las habilidades olfativas del perro, los ejemplares usados en labores de rastreo reciben preparación extra para llevar a cabo su trabajo en las más diversas condiciones.

Además del adiestramiento orientado a guiar las habilidades olfativas del perro, los perros de rastreo también reciben adiestramiento adicional para poder llevar a cabo su trabajo en las condiciones más diversas. Esta preparación adicional tanto obediencia básica como obediencia avanzada e incluso “agility”.
Hay que destacar que los perros de rastreo deben estar muy bien socializados, tanto hacia las personas como hacia otros animales para que no se distraigan de su labor por estar buscando pelea por ejemplo.

A continuación se muestran algunas órdenes básicas que se les enseñan a los perros de rastreo:
  • Busca: Con esta orden el perro inicia inmediatamente la búsqueda. inmediatamente.
  • Guíame: Esta orden le indica al perro que lleve al guía al sitio donde localizó a la persona.
  • Deja: Esta orden le dice al perro que ignore alguna distracción que afecta su concentración.
  • Sube o arriba: Este comando le dice al perro que debe subir algún obstáculo elevado.
  • Túnel: Es para que el perro atraviese un túnel.
  • Continúa: Si el perro esta por perder el camino, se le da esta orden para que siga caminando directamente.

Es importante que el perro aprenda estas instrucciones correctamente y las ejecute con rapidez ya que su trabajo es importante y debe ejecutarlo con la mayor eficiencia posible.

0 comments:

Publicar un comentario