ffff

domingo, 10 de abril de 2011

El Moquillo

El moquillo es una enfermedad grave, producida por un virus que es altamente contagioso y que vive en prácticamente todo el mundo. Debido a esto, es una de las enfermedades más temidas por los propietarios de perros. Como afecta todo el organismo del perro en la mayoría de los casos es mortal. No obstante, no es imposible evitar que nuestra mascota muera penosamente a causa de este padecimiento, lo importante es tener toda la información necesaria para reconocerla, aprender a evitarla y saber cómo curar esta enfermedad que puede poner en grave peligro la vida de su perro si no tiene cuidado. 

Desgraciadamente, en muchos casos, la falta de información y de interés por parte del dueño sobre el moquillo, permite que esta enfermedad reaparezca una y otra vez y siga siendo un peligro constante para los perros.


¿En qué consiste el moquillo y qué la causa?

El Moquillo, también conocida como distemper o enfermedad de Carré", es una enfermedad que afecta a diferentes aparatos o sistemas del organismo del perro e incluso en algunas ocasiones a todo el organismo. Es un padecimiento muy contagioso que presenta un alto grado de mortandad para el perro. Es producido por un virus de la familia Paramixoviridae, el cual es muy vulnerable a los rayos ultravioleta y a los ambientes demasiado cálidos en donde es difícil que sobreviva; no obstante, puede llegar a proliferar en el medio ambiente por semanas cuando las condiciones climáticas son frías o se encuentra mezclado con diversas proteínas y compuestos antioxidantes.

¿Cómo se transmite el moquillo?

El virus del moquillo se puede transmitir por vía aérea ya que los animales que padecen la enfermedad eliminan el patógeno por medio de sus secreciones y excreciones corporales como la orina, las heces, la saliva, los estornudos, la secreción ocular y otros. Debido a que los perros examinan todo su mundo empleando el olfato, se facilita la adquisición del virus por parte de individuos sanos. Un claro ejemplo de esto es cuando se encuentran, pues para "reconocerse" o "saludarse" entre ellos se olfatean en forma general por todos lados y si uno de ellos tiene moquillo, probablemente se lo transmitirá al otro. 

Los lugares en donde los perros se mantienen en grupos, son focos propicios para la transmisión del moquillo, sobre todo en criaderos de perros, tiendas de mascotas, asilos de animales casas con muchos perros. También los lugares frecuentados por muchos canes como los parques, son lugares que facilitan el contagio.

¿A qué edad se pueden enfermar los perros de moquillo?

Con el moquillo no hay distinción de raza, sin embargo, normalmente los cachorros no vacunados con edades entre las seis a dieciocho semanas son los más afectados. También se ha observado alta incidencia en perros mayores que no fueron bien vacunados.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

Los síntomas que produce el moquillo varían de acuerdo a varias condiciones, como la salud del animal, la edad, el estado de su sistema inmunológico y las condiciones del ambiente. A continuación se detallan los principales síntomas del moquillo, ordenados de acuerdo a su gravedad.
  • Fuerte malestar junto con pérdida de apetito y depresión o tristeza.
  • Fiebre alta.
  • Producción de secreción nasal y ocular de color blanco opaco o verde.
  • Neumonía causada por el virus (producida por la infección viral primaria) y bronconeumonía (ocasionada por infección bacteriana secundaria u oportunista)
  • Presencia de respiración fuerte y anormal junto con tos.
  • Diarrea y vómitos fuertes y constantes.
  • Inflamación de la cara interna de los parpados junto con la unión de estos con el globo ocular, también conocida como Queratoconjuntivitis.
  • Inflamación del nervio óptico que ocasiona ceguera irreversible por el daño sufrido por el nervio.
  • Ceguera (por inflamación del nervio óptico ocasionando daño irreversible).
  • Perdida de neuronas y de mielina lo que ocasiona que el perro convulsiones, tenga cambios de comportamiento y camine en círculos o de forma anormal.
  • Se produce la parálisis y una conciencia anormal de exterior y de todo lo que rodea al animal.

Hay que mencionar que no siempre se presentan los signos en el orden descrito anteriormente, sin embargo estos pueden variar y en algunos casos los animales presentan los signos más graves al inicio de la enfermedad, lo cual en algunos casos puede dificultar el diagnóstico de la enfermedad.

Generalmente la enfermedad tarda en presentarse entre 20 y 25 días lo cual depende claro está del perro. No obstante, los primeros síntomas se pueden manifestar entre los días del seis a nueve después del contagio, debido a que para ese momento el virus ya se ha multiplicado en los diversos órganos encargados de la defensa del organismo del perro. Los siguientes síntomas aparecen entre el día quince y el veinte ya que para esta fecha el virus se encuentra diseminado en todo el organismo del animal y comienza a ser eliminado por medio de las diversas secreciones del perro.

Por desgracia, en la mayor parte de los casos, el perro que llega enfermo de moquillo al veterinario ya tiene la enfermedad muy avanzada, por lo cual la recuperación del can e incluso la cura puede resultar muy difícil, por lo cual no es raro que el perro muera por más esfuerzos que se hagan. No obstante, hay perros que son llevados a tiempo por lo cual tienen un mejor pronóstico ya que se les brinda un manejo y tratamiento oportunos. Es por esta razón que es vital que el dueño este atento a cualquier signo de la enfermedad sobre todo cuando el perro es apenas un cachorro ya que un diagnóstico temprano puede salvarle la vida.
Hay que añadir que no todos los animales se recuperan al cien por ciento y hay algunos que pueden quedarse con “tics” nerviosos que son ocasionados por un daño irreversible en el cerebelo, mientras a otros se les daña el esmalte de los dientes o se les vuelven duros los cojinetes de las patas lo que les dificulta el caminar.

Diagnóstico del moquillo

Primeramente, se realiza un diagnostico basado en la historia clínica del perro y los síntomas que pueda presentar en ese momento. Si el veterinario considera que el animal está afectado por moquillo, emplea una serie de pruebas de laboratorio para corroborar el diagnostico tales como pruebas de sangre, raspados conjuntivales y estudios serológicos con cuenta de inmunoglobulinas.

¿Cómo se previene el moquillo?

La mejor forma de evitar que su perro adquiera moquillo, es por medio de la vacunación temprana y oportuna, además, se debe evitar sacar al cachorro a la calle para no exponerlo a esta y otras enfermedades. Por esto es necesario que siga al pie de la letra el calendario de vacunación que su veterinario recomienda para el perro. A pesar de que le enfermedad no se transmite al ser humano, del dueño depende que su perro tenga una vida sana de lo cual depende la prevención de esta enfermedad. Cualquier descuido puede llevar al contagio de su perro de una enfermedad que puede ser mortal y que le puede dejar lamentables consecuencias la cual sin embargo es evitable.

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada