jueves, 7 de abril de 2011

Cistitis canina

En realidad se puede afirmar con seguridad que las infecciones de la vejiga en perros son un problema muy común. Por esto muchos dueños de perros tienen dudas acerca de esta enfermedad sobre todo relacionadas con las causas, síntomas y tratamientos disponibles.
La cistitis canina es una inflamación de la vejiga causada por diversos tipos de bacterias. El médico veterinario generalmente suele referirse a ella como infección “ascendente”. La mayor parte del tiempo las bacterias que causan infecciones de la vejiga en perros vienen de propia zona intestinal del perro. Las bacterias comienzan viviendo en la piel alrededor del ano, y suben a través de la uretra a la vejiga.

En ocasiones la enfermedad puede tener otras causas. Su perro puede tener piedras de vejiga, que pueden facilitar en grado sumo que él desarrolle una infección en ese órgano. Otros factores incluyen tumores en la vejiga que pueden ocasionar que el animal no pueda vaciarla totalmente, además de enfermedades como la diabetes o la enfermedad de Cushing. Si se están dando a su perro drogas que suprimen el sistema inmune, como la cortisona o la quimioterapia, probablemente se vuelva más propenso a desarrollar infecciones en la vejiga.

Síntomas de la cistitis canina

Entre los síntomas más comunes de la cistitis canina esta la presencia de sangre en la orina de su perro junto con el orinado frecuente. Sin embargo en ocasiones estos síntomas no se presentan tan claramente por lo cual el descubrir la enfermedad no resulta tan obvio. Por este motivo debe estar atento a otros síntomas menos evidentes que pueden ser confundidos con otros padecimientos. Por ejemplo si tu perro pasa agitado todo el tiempo, quiere salir todo en todo momento de la casa o comienza a orinar por todas partes dentro de la misma, esto puede no ser debido a un problema de comportamiento. Podría ser en realidad causado por una infección canina de la vejiga.
Inicialmente, su médico veterinario hará un examen de la orina y del sistema urinario de su perro para determinar si el problema es ocasionado por bacterias o por la presencia de piedras en la vejiga. En caso de que las bacterias estén presentes el paso siguiente debe ser un cultivo de la orina del perro y una prueba de sensibilidad.
Un cultivo de la orina es necesario para identificar qué bacterias están presentes y causando el problema. La prueba de sensibilidad le informa a médico veterinario qué antibiótico es el mejor para curar la enfermedad.

Tratamiento de la cistitis canina

El tratamiento de la cistitis canina se basa en la administración de antibióticos para combatir las bacterias causantes. Es muy importante mencionar que una vez iniciado el tratamiento, se debe administrar por completo aunque el animal presente una rápida mejoría. En muchas ocasiones si se detiene el tratamiento con antibióticos demasiado pronto la infección puede regresar y la bacteria podría incluso volverse resistente a los medicamentos lo cual complicaría la enfermedad.
Por otro lado si el perro manifiesta efectos secundarios debido al antibiótico, deberá ponerte en contacto con su veterinario para que este recomiende otro medicamento.
En caso de que el perro vuelva a enfermarse, es necesario efectuar otro cultivo y prueba de sensibilidad empleando la orina del animal ya que podría tratarse de la misma bacteria que no fue suprimida totalmente la primera vez.
Cada vez que el perro se enferme de cistitis lo recomendable es repetir las pruebas aun después de finalizado el tratamiento con antibióticos con el fin determinar si la bacteria ha sido o no eliminada de la vejiga del perro para evitar una recaída.

0 comments:

Publicar un comentario