sábado, 13 de noviembre de 2010

Salud del canario

A pesar de su aspecto frágil, el canario es un ave bastante resistente por lo cual cuando se descubre una enfermedad por lo general ya se encuentra en un estado avanzado. Por esta razón es conveniente controlar constantemente su salud para evitarle un padecimiento que le pueda ocasionar incluso la muerte.
Un canario que está completamente sano es un animalito bastante activo que siempre está moviéndose, come muy seguido y en el caso de los machos, pasa cantando todo el día. Si observamos que nuestro canario deja de hacer alguna de estas cosas y se vuelve apático, se puede tener la seguridad de que algún problema tiene y nos está enviando una señal.

Si descubres que tu canario está enfermo, lo primero que debes hacer es llevarlo con el veterinario ya que estos síntomas podrían deberse a una condición que ya está en un estado avanzado y puede ser grave. De acuerdo a los especialistas, esta aparente resistencia y disfraz de la enfermedad, es un mecanismo de defensa desarrollado durante la evolución del ave para evitar convertirse en una presa fácil de otros animales.
Generalmente, las enfermedades que sufren los canarios suelen ser ocasionadas por una mala alimentación, contagio directo, estrés acumulado, falta de higiene o por defectos genéticos. Para disminuir las posibilidades de que su mascota se enferme, debes tener los siguientes cuidados:


  • Debe lavar constantemente la jaula del ave.
  • Debe suministrarle una dieta variada que llene todos sus requerimientos alimenticios.
  • Mantenga el ave en un ambiente con condiciones controladas, sin temperaturas excesivas ni situaciones estresantes.
  • Lleve al canario donde el veterinario regularmente.

Es importante que observe constantemente el color de la materia fecal de su mascota. Normalmente, el canario excreta una materia fecal de color oscuro, en forma de una parte más liquida y otra con un color mas blancuzco. La coloración puede variar por un cambio en la alimentación, sin embargo hay que estar atento a cualquier cambio que se produzca independientemente del alimento.
Si observamos comida no digerida o fragmentos de semilla, lo más probable es que el canario sufra de problemas digestivos por lo cual habrá que llevarlo al veterinario. Así mismo en caso de que se observe la presencia de diarrea, lo más seguro es que nuestro canario está enfermo. Aunque el ave no padezca de alguna enfermedad, la diarrea por si misma es peligrosa ya que produce deshidratación severa, la cual a su vez puede llevar a la muerte.

Otra forma de controlar la salud del ave es observando sus plumas. En un canario sano el plumaje tiene una apariencia brillante y acomodada siempre y cuando no se trate de alguna raza con plumas rizadas. Si este no es el caso y observamos plumas con un aspecto esponjado y descuidado, con seguridad nuestra mascota sufre de algún problema en su temperatura corporal o de algún padecimiento.

En casos así, antes de llevar el canario al veterinario se recomienda colocarlo cerca de una fuente de calor. Si el animal presenta plumas enroscadas, perdida de plumaje o poco crecimiento del mismo, puede que sufra una deficiencia de vitaminas, minerales o de luz solar.
Los ojos también pueden indicarnos cuando nuestro canario está enfermo, sobre todo cuando presentan algún tipo de secreción o irritación lo cual puede ser signo de infección. También si observas que el ave mantiene los ojos semicerrados o hinchados, lo más recomendable es acudir de forma inmediata al veterinario ya que es signo seguro de enfermedad.

Es importante que controles constantemente los hábitos del canario ya que un cambio en estos puede significar que hay un problema. Por ejemplo si ves que el animal come menos o incluso deja de alimentarse deberás preocuparte ya que algo malo está ocurriendo. Así mismo debes vigilar que no coma más de lo debido ya que este es otro signo negativo.

Otros síntomas que debes tomar en cuenta son las alas caídas, pérdida constante del equilibrio, patas hinchadas, patas enrojecidas, sed constante, respiración dificultosa y ruidos al respirar entre otros. Apenas descubras alguno de estos síntomas en el ave debes ir al veterinario lo antes posibles y seguir sus recomendaciones. 

Si quieres que tu canario tenga la mejor calidad de vida debes cuidar su salud y velar porque siempre estén en óptimas condiciones. Los canarios no son simples adornos, al igual que un hijo, un gato o un perro requiere de cuidados constantes. No se trata simplemente de ponerles comida y agua todos los días y limpiarles la jaula, hay que observar el aspecto del animal, su comportamiento y estado en general.

1 comentario: