sábado, 13 de noviembre de 2010

¿Cómo introducir un perro en una casa donde hay niños ?



  • Si escoge un cachorro, usted debe asegurarse de que sea lo suficientemente joven como para poder adaptarse a los niños, o de que tenga en su haber experiencias positivas relacionadas con niños en la casa del criador.
  • Si obtiene un perro mayor, su respuesta hacia los niños debe ser evaluada antes de adquirirlo. Esto es particularmente importante en las ocasiones cuando es alimentado o cuando los perros están en posesión de un juguete. Algunos perros que no están acostumbrados a la presencia de los niños pueden reaccionar con miedo o de forma amenazante en estas ocasiones.
  • Los niños deben ser educados para que aprendan las responsabilidades de tener una mascota. Por ejemplo, deben aprender que los perros no son juguetes y que pueden sentir dolor si se les trata mal.
  • Los niños deben ser estimulados a tomar parte en actividades con perros que tengan la edad apropiada para la edad del niño. Por ejemplo, un niño de cuatro años no debe ser el único responsable de un perro durante una caminata, pero puede ayudar a sus padres en la preparación y presentación de la comida del animal.
A la edad apropiada, los niños deben ser animados a entrenar a los perros en actividades típicas de obediencia, tales como sentarse y acercarse cuando se les llama. Estas actividades sirven para enseñar a los perros que los niños tienen más alta jerarquía que ellos.
Los niños también deben aprender a comportarse con los perros en las situaciones más diversas además de saber cómo interpretar estados de ánimo y comportamientos. Por ejemplo deben aprender a no acercarse al perro cuando está comiendo, no despertarlo de repente y demás. Este aprendizaje tan importante evitará accidentes, lo cual se hará fácilmente si se siguen los siguientes consejos:


Perros dormidos

Enséñeles a los niños a no acercarse a un perro dormido. Es sabido que los animales, incluidos los seres humanos llegan a reaccionar defensivamente cuando son despertados bruscamente de un sueño profundo, lo cual es un mecanismo natural de defensa que ha permitido a los animales sobrevivir desde hace millones de años. Si los perros se despiertan asustados pueden reaccionar defensivamente y llegar a atacar. Por este motivo los perros no deben ser molestados mientras están durmiendo. En caso de que usted necesite despertar a su mascota, es mejor que lo llame desde más lejos con el fin de que tenga tiempo de despertarse y orientarse adecuadamente.
También es una buena idea darle a su can un área de descanso que este lejos de las zonas de mayor actividad de la casa. De esta forma el riesgo de despertarlo repentinamente será mínimo.


Perros que se están alimentando

Es muy importante enseñar a los niños a nunca acercarse a un perro cuando está comiendo o masticando un hueso ya que los perros pueden volverse muy protectores con sus alimentos. Este es un comportamiento innato que proviene de sus antepasados. Estos tenían que cuidar su comida y protegerla de otros depredadores e incluso de otros miembros de la manada. Por eso aun un perro bien alimentado se volverá posesivo con su comida.
Los perros pueden ser enseñados a aceptar interferencias con sus comidas desde el momento en que son llevados a la casa cuando son cachorros. Para esto, el propietario debe enseñarle a no reaccionar de forma agresiva si la comida es movida mientras él está comiendo. Puede comenzar poniendo una pequeña cantidad de comida en el plato de su perro, después mueva su mano hasta la caja de alimento para sacar más comida para añadir al plato.
De esta forma, el cachorro aprende que la presencia de la mano se acaba convirtiendo en una recompensa. En caso de que el cachorro se muestre contento y no dé señales de agresividad, proceda a retirar la comida. Luego hágale una caricia a su mascota a modo de premio. Después que el cachorro se haya sentado y haya sido premiado por su buen comportamiento, se procederá a regresarle su comida para que continúe alimentándose. Este ejercicio debe efectuarse durante toda la vida del perro, sobre todo si existe la posibilidad de que lleguen niños a la casa.


¿Qué hacer cuando se acerque a un perro?

Si se quieren evitar accidentes, se debe enseñar a los niños a que dejan en paz a los perros extraños y a indicarles a los adultos cuando se encuentra cerca un perro que no conocen. De esta forma el adulto podrá lidiar con la situación y poner al niño fuera de peligro.
Siempre hay que tener en mente que muchas de las conductas que los humanos demuestran los unos con los otros, para el perro más bien puede ser un signo de amenaza. Cuando se encuentra un perro en compañía de su dueño, es necesario que le pida permiso al amo para acercarse al can, sobre todo si desea tocarlo. En este caso dueño el dueño del animal debe ser el que haga la presentación de la persona con el perro.
Para acercarse, la persona debe moverse por un lado del perro, jamás de frente y mucho menos por detrás ya que puede reaccionar agresivamente. Cuando se encuentre al lado del perro, debe extender la parte superior de la mano, de tal forma que le permita al animal olfatear la mano. Posteriormente puede tratar de acariciar al perro debajo de la barbilla, en los costados o el pecho.
Con un perro desconocido nunca trate de acariciarlo en la cabeza o en los hombros y tampoco acerque su mano abierta de frente ya que esto puede ser percibido como una amenaza por el perro, lo que puede ocasionar que reacciones defensivamente. En caso de que el can no quiera olfatearlo o se retire, no trate de acariciarlo.
Con respecto a los niños pequeños, estos pueden ser rudos, incansables e insensibles a las molestias del perro y generalmente no están conscientes de que su comportamiento es perturbador para el perro. Sus gritos constantes y sus intentos generalmente torpes para demostrar cariño, pueden llegar a molestar al perro y ocasionar que se comporte de forma agresiva pudiendo morder o incluso perseguir al que lo esté molestando. Si tiene niños en casa, enséñeles a no ver al perro como una especie de juguete y a no realizar juegos bruscos e inapropiados en presencia del animal, el cual podría reaccionar negativamente.

Supervisar a los niños cuando hay perros cerca

Es importante que no se permita a los niños acercarse a un perro sin el previo permiso del dueño. En todo momento los adultos deben tener el control total de lo que hace el niño cuando está en presencia de un perro y a aprendiendo a interactuar con este. Una buena forma de iniciar el proceso de interacción es sosteniendo y guiando la mano del niño mientras acaricia al perro suavemente. De esta manera el niño aprende como debe tratarse a un perro para que no lo vea como una especie de gran peluche con el que puede jugar a su gusto.
Se debe enseñar a los niños a no establecer contacto visual directo con el perro ya que es una forma de dominación que puede ser percibido como una amenaza por parte del animal.


¿Qué hacer cuando se acerca un perro extraño?

Debido a su corta edad, los niños tienden a emocionarse fácilmente y cuando lo hacen comienzan a correr por todo lado y a gritar. Ante este comportamiento, muchos perros pueden asustarse o sentir curiosidad por lo cual se acercan para ver que está ocurriendo o simplemente para jugar. Por eso se debe enseñar a los niños a quedarse quietos y completamente tranquilos si ven que un perro extraño se les acerca. Tampoco deben levantar las manos cuando están ante un perro, como ya se mencionó, este puede interpretar el gesto como un signo de agresión.

Importantes señales que se deben reconocer en los perros

De la misma forma que otros animales y nosotros mismos, los canes tienen su manera para comunicarse con otros perros y con los humanos. Por ejemplo, la mayoría de las personas saben que cuando un perro mueve la cola repetidamente es un signo de felicidad, sin embargo realmente pocos saben interpretar otras señales del lenguaje corporal canino, ni que decir de los niños que generalmente no saben reconocer señales de temor, inquietud o de agresividad por parte de un perro.
Son esas señales claras que brinda el perro lo que nos puede indicar que está sintiendo el animal en ese momento. Por este motivo se le debe enseñar al niño a reconocerlas y a dejar tranquilo al perro si observa lo siguiente:

  • El perro emite gruñidos.
  • Levanta los labios superiores sobre todo si muestra los dientes.
  • Se retira del lugar, muestra clara de que está molesto o incomodo.
  • Eriza el pelo de su lomo, lo cual es una clara señal de que se está preparando para atacar.

0 comments:

Publicar un comentario