sábado, 13 de noviembre de 2010

Criterios para elegir a nuestro perro

 

¿Por dónde empiezo?

Para una familia no hay nada más emocionante que ir a comprar su primer perro. El problema es que muchas personas toman malas decisiones al llevar a cabo esta tarea, por lo cual gran cantidad de animales acaban en las calles, en las perreras o son sacrificados. Por este motivo es necesario analizar todos los detalles antes de acometer esta empresa.
A pesar de lo que normalmente la gente cree, no necesariamente es cierto que se deba llevar a casa al primer cachorro que se acerque a usted. Primero debe buscarse que el perro no presente ningún signo de estar enfermo o con algún defecto grave. Debe revisarse que no presente ningún tipo secreción nasal ni señales de diarrea que indiquen enfermedad. También es importante averiguar qué tipo de alimento le están dando para comprar el mismo, más adelante, cuando el cachorro este plenamente establecido en casa podrá cambiar el tipo de comida. Es vital preguntar qué vacunas le han puesto, o si al menos ha sido desparasitado. Básicamente, debe preguntarse todo lo que se quiera y considere importante acerca del cachorro, para así poder brindarle el mejor cuidado, ya que a partir de esa información dependerán ciertas acciones futuras y del futuro se encargará usted. 

Usted debe considerar si tiene el espacio adecuado para un perro pequeño o uno grande por ejemplo. Tiene que pensar en el largo de su pelo y los cuidados que va a requerir, porque si es perro de pelo largo necesitará más tiempo y cuidado lógicamente. Debe pensar por ejemplo, si quiere un perro que compita en las exposiciones, uno que guarde la casa, o quiere un perro bueno con los niños y que sea buena compañía aunque prácticamente le ayude a los ladrones que lleguen a su casa. A lo mejor desea un perro capaz de asustar a cualquier extraño, o solamente quiere una mascota que pueda presumir ante cualquiera cuando lo saque a pasear.

¿Perro de raza grande o pequeña?

Uno de los aspectos más importantes que debe analizar el futuro dueño es el tamaño que el perro alcanzará cuando sea adulto. Todos los perros son pequeños cuando son cachorros, sin embargo pronto ese pequeño animal se convertirá en un perro enorme en el caso de razas como el Gran Danés o el San Bernardo. Por eso debe tomar en cuenta el espacio que tiene en casa para poder cuidar a un perro de raza grande.
Por su parte, los perros de pequeño tamaño son muy cariñosos y juguetones por lo cual son una excelente compañía para toda la familia, pero en ocasiones pueden llegar a ser muy celosos y muy impacientes con los niños, sobre todo con los más pequeños. Como punto a favor tienen que su costo de mantenimiento es menor al de un perro de mayor tamaño y por lo general los perros de razas pequeñas viven más años que los canes de mayor tamaño, los cuales además se enferman más a menudo.

A pesar de su talla menor, los perros pequeños tienen la característica de tener un carácter bastante fuerte, por lo cual no dudarán en proteger a su dueño de los peligros más grandes a pesar de sus carencias físicas. Normalmente son buenos compañeros para las personas de edad avanzada que no pueden darse el lujo de cuidar a un gran perro muy activo, que tenga que salir tres horas antes de cansarse. Sin embargo, no son los más adecuados si quiere un perro como compañero para los niños, ya que para éstos será una especie de juguete, eso podría implicar que los niños sean un poco bruscos y prácticamente todas las razas pequeñas o miniatura se estresan con este tipo de juegos por lo cual los perros pequeños pueden llegar a morder a un infante que se propase con ellos.
Por este motivo, es bueno que usted considere perros medianos que normalmente tienen mejor carácter y más paciencia. Por otro lado los perros grandes aceptan y protegen a los niños sobre todo si desde cachorros crecieron con ellos y se acostumbraron a su trato. 

Todo esto deberá pensar antes de adquirir un cachorro en el sentido de si será un perro difícil o fácil, sobre todo si es su primer perro. Recuerde que hay perros con mayor energía que otros y el tener un perro en casa cambiará invariablemente parte de su vida. Debe tener en cuenta la cantidad de ejercicio que necesita el perro de acuerdo a su raza, edad y estado fisiológico. Recuerde que el tamaño de su perro será proporcional a los gastos que requiere para su manutención sobre todo en alimentación. No es lo mismo cuidar a un San Bernardo que a un Chihuahua así que si está un poco limitado con respecto a su presupuesto es mejor pensarlo dos veces antes de adquirir un perro cuyo cuido le resultará difícil costear.

¿Se debe elegir un cachorro o un adulto?

Hay que aceptarlo, para cualquier persona los cachorros son simplemente adorables. Sin embargo junto con toda esa ternura y cariño que emana de ellos y que encanta a la gente vienen inevitablemente una serie de conflictos debido a sus necesidades. Un cachorro necesita mucho tiempo, trabajo, paciencia, cuidados, dinero y comprensión. Es como con un niño, nadie esperaría que este crezca solo y que sepa comportarse perfectamente sin la debida educación. Lo primero que debe pensarse es en entrenarlo para defecar y orinar exactamente donde usted desee. Por esto debe analizar si tiene la paciencia y la determinación para hacerlo. Ahora, también está el gasto que significa el llevar un buen calendario de vacunación y desparasitación. Debe pensar si usted podrá armarse de paciencia por las inacabables travesuras que todo cachorro hace durante su desarrollo, como por ejemplo perder su mejor par de zapatos debido a que el perro se vio en la necesidad de morderlos hasta hacerlos pedazos.

Si como resultado de esos cuestionamientos, usted determinó que le interesa adquirir un cachorro, valore la opción también de adquirir un perro adulto, e incluso con este último se puede evitar muchos de estos problemas. Generalmente ya han sido educados para ir al baño, sentarse, echarse y quedarse quietos; además, los costos de vacunación y desparasitación son mucho menores a los de un cachorro. Sin embargo, a veces ocurre que un perro adulto puede también implicar ciertas desventajas, ya que trae consigo muchos vicios conductuales lo que esto puede llegar a ser un problema serio. Hay que entender que entre más viejo un perro, es más difícil de entrenar y corregir al igual que con sus contrapartes humanas. Un perro mayor que no esté bien educado puede ser sumamente problemático.

0 comments:

Publicar un comentario