sábado, 13 de noviembre de 2010

Desarrollo del perro

 

Las Etapas en el Desarrollo del Perro

Normalmente se acepta la existencia de cuatro periodos o etapas de desarrollo del perro. El identificar estas etapas en la vida de su mascota puede ayudarle a comprender mejor su desarrollo y brindarle mejores cuidados.

  • El Periodo Neonatal: Este periodo incluye las primeras semanas de vida del perro y durante este, el cachorro básicamente lo que hace es comer y dormir en periodos intercalados. Durante estas semanas el cachorro no puede oír, ni ver, y el sistema locomotor tiene poca movilidad debido a su poco desarrollo, además su respuesta al dolor es relativamente limitado. Al sentir dolor, el cachorro responde a ello con vocalizaciones y tambaleo de lado a lado ya que casi no puede moverse.
  • El Periodo de Transición: Este periodo se limita casi exclusivamente a los días que van del catorce al veintiuno después del nacimiento del cachorro. Durante este periodo es cuando se desarrolla la impronta por parte del cachorro hacia la madre, esto es, cuando el recién nacido la reconoce como tal. Esto quiere decir que es ahí cuando el cachorro desarrolla el apego a su madre. También es en el transcurso de esta etapa que el cachorro se relaciona más con el medio que lo rodea. Por su parte, los órganos sensoriales y las habilidades motoras aún no están bien desarrolladas, a pesar de lo cual su respuesta al dolor mejora, por lo cual va a ser mayor que antes. Además, la vocalización disminuye y hay un mayor esfuerzo para escapar de lo que le produce dolor puesto que el cachorro ya puede ubicar la fuente de donde proviene éste.
  • El Periodo de Socialización: Esta etapa comienza a las tres semanas y es realmente el momento más importante en el desarrollo mental del cachorro y del perro como tal. Los expertos saben que la socialización se inicia claramente a las tres semanas de vida del perro, sin embargo el término de este periodo es algo incierto, por lo que algunos hablan de unas diez semanas por ejemplo. Sin embargo existen algunos patrones que no concuerdan, como la exploración ambiental que no se inicia sino hasta la semana doce de vida. De acuerdo a las investigaciones, los cachorros que crecen en un medio ambiente lleno de estímulos de todo tipo, con muchos cambios y un lugar adecuado que propicia el juego, llegan a desarrollar mayores capacidades de aprendizaje. No obstante, no puede concluirse simplemente que la regla es: entre más estimulo, mejor. Si se abusa en la intensidad y frecuencia de estímulos puede que sea demasiado para el cachorro lo que puede dar como resultado un perro temeroso o inseguro, y en estos casos lo mejor es un término medio.
  • La Cuarta Etapa: Esta última etapa comienza a las diez o doce semanas de vida y abarca el resto de la vida del perro. Puede a la vez subdividirse en pubertad, adultez y vejez de forma similar como ocurre con los humanos.

El perro durante la pubertad

En los perros la etapa de pubertad dura relativamente poco ya que abarca solamente entre cuatro semanas a seis semanas. Generalmente inicia a partir del sexto mes de vida del perro y se manifiesta de muchas formas distintas, por ejemplo el perro puede empezar a comportarse mal o rehusará a aprender algo nuevo. En otras ocasiones se negará a ejecutar lo que ha aprendido por simple rebeldía. 

Durante esta etapa, el dueño debe ser paciente y muy persistente al estarlo sometiendo a algún programa de entrenamiento. Es muy similar a la pubertad humana cuando el adolescente se comporta de manera rebelde y no gusta de hacer caso a sus padres ni a otras figuras de autoridad.



El perro durante la adultez

En el caso de los perros machos, se puede saber cuándo ha salido de la pubertad cuando empiece a orinar levantando la pata. Con respecto a la hembra, habrá salido de la pubertad una vez que entre en celo por primera vez en su vida, lo cual normalmente se produce entre el séptimo y octavo mes de vida. No obstante en algunos casos la perra puede entrar en celo hasta que cumpla un año de edad. 

Usted como dueño no necesita tener a su perra totalmente encerrada cuando entra en celo por vez primera, debido a que sus órganos reproductivos aun no están bien desarrollados. En esta época la alimentación del perro debe cambiar y debe pasar a ser la de un perro adulto ya que sus necesidades nutricionales son distintas.


El perro durante la vejez

La edad a la que se considera que un perro entró a la etapa de la vejez, depende de la raza y también del individuo en sí, de manera similar a las personas. Generalmente el proceso de envejecimiento se iniciará de forma lenta y a menudo imperceptiblemente.

Poco a poco el perro se volverá menos activo, su metabolismo se hará más lento y probablemente comenzará a engordar. Cuando se observen estos cambios, es importante variar la dieta del perro y empezar a suministrarle comida para perros mayores, en porciones más reducidas que las normales. La frecuencia con que deben ser alimentados estos perros es de dos a tres veces al día. De esta manera se ayudara a aliviar el sistema digestivo, reduciendo la carga del mismo, asegurando al mismo tiempo que el perro tenga una nutrición bien balanceada. En algunos casos, el perro puede que ocupe una dieta especial, la cual debe ser elaborada por su médico veterinario.

Normalmente, los síntomas iniciales de la vejez canina empiezan a aparecer entre los ocho y los diez años de vida del animal y entre estos destacan la perdida en la capacidad de audición y visión y el que tanto la cabeza como el hocico se pueden volver grises.

A pesar de su deterioro físico, al perro mayor aun le gusta jugar, aunque tenga una condición física limitada en comparación a cuando era joven. En caso de que el perro haya sido entrenado cuando era joven para hacer sus necesidades en un lugar específico, cuando le ocurran accidentes, sobre todo dentro de la casa, lo más probable es que se sienta incomodo, por lo que no debe regañarlo cuando esto suceda. Considere que a usted no le gustaría que lo regañaran por un “accidente” de esos cuando sea mayor.

0 comments:

Publicar un comentario